Jane Austen: No podemos exigir que un hombr...


No podemos exigir que un hombre alocado sea siempre precavido y prudente. A menudo es nuestra propia vanidad lo que nos engaña. La imaginación de las mujeres hace que concibamos demasiadas ilusiones respecto de los hombres.

Jane Austen


Temáticas Relacionadas