Juan Gil-Albert: En las manos del ocio, un brev...


Frases de Juan Gil-Albert


En las manos del ocio, un breve tiempo abriste tu ala blanca, pregonando el lejano país donde se oculta la oriental primavera.

Juan Gil-Albert


Más frases


Su destreza militar, su valor y virtud habían dado largas experiencias para que se tuviese de él el apreciable concepto en que estaba, habiendo vencido en un desafío al más esforzado de los enemigos.



Cualquier transferencia de información a lo largo de la empresa termina difuminando el mensaje. Por eso es necesario en el futuro que las empresas dispongan de pocas capas directivas, aunque con gran ...

frases de Joseph Joubert


Contraemos malos hábitos tanto para el estilo como para la escritura. Un espíritu demasiado tenso, un dedo demasiado contraído, perjudican la facilidad, la gracia, la belleza.

frases de Jack Welch


Siempre hay que afrontar la realidad de la situación, no engañarse, no esperar que los problemas se resuelvan milagrosamente.