Poemas de eduardo mendoza

Poemas de eduardo mendoza. Encuentra docenas de poemas de eduardo mendoza con fotos para copiar y compartir.



Lo único que puedo asegurar es que en ninguna ocasión, ni siquiera en los más críticos bretes, he visto, conforme suele contarse, pasar ante mí mi vida entera como si fuera una película, lo que siempr...

Eduardo Mendoza


pues sé que el subconsciente, además de desvirtuar nuestra infancia, tergiversar nuestros afectos, recordarnos lo que ansiamos olvidar, revelarnos nuestra abyecta condición y destrozarnos, en suma, la...

Eduardo Mendoza


poemas de eduardo mendoza


Que los dioses te guarden, Fabio, de esta plaga, pues de todas las formas de purificar el cuerpo que el hado nos envía, la diarrea es la más pertinaz y diligente.

Eduardo Mendoza


Necesitamos, por ello, una persona conocedora de los ambientes menos gratos de nuestra sociedad, cuyo nombre pueda ensuciarse sin perjuicio de nadie, capaz de realizar por nosotros el trabajo y de la ...

Eduardo Mendoza


Porque los catalanes siempre hablan de lo mismo, es decir, de trabajo... No hay en la Tierra gente más aficionada al trabajo que los catalanes. Si supieran hacer algo, serían los amos del mundo.

Eduardo Mendoza


He llegado al límite de mi resistencia física. Descanso apoyando ambas rodillas en el suelo y doblando la pierna izquierda hacia atrás y la pierna derecha hacia delante. Al verme en esta postura, una ...

Eduardo Mendoza


poemas de eduardo mendoza


Es muy probable que le gusten las flores y los animales domésticos. Podría enviarle una rosa y dos docenas de dobermans.

Eduardo Mendoza

poemas de eduardo mendoza


Se está perdiendo la literatura en favor de la lectura, que es una cosa que solo beneficia a la industria editorial. No es importante que todos lean, sino que algunos lean y lo hagan bien.

Eduardo Mendoza


Contemplo Entre Las Aguas de Tu Cuerpo...

Contemplo entre las aguas de tu cuerpo
la celeste blancura del pantano
desnudo bajo el campo con relieves
y circundado por el verde fuego.

No muy lejos el m...

Juan Eduardo Cirlot



Soneto Sediento

Mi tú. Mi sed. Mi víspera. Mi te-amo.
El puñal y la herida que lo encierra.
La respuesta que espero cuando llamo.
Mi manzana del cielo y de la tierra.

Mi por -siempre jamás. Mi agua ...

Eduardo Carranza


La geografía me impide estar con ustedes, pero mi abrazo sí puede, y aquí va. Celebro la publicación de esta obra que confirma, una vez más, tu voluntad de justicia y tu voluntad de belleza.
Y conf...

Eduardo Galeano


En La Llama

Plumaje azul o la sublime llama
del pájaro temblor del firmamento,
agudo en el martirio donde clama
su descenso final el pensamiento.

Atmósfera león que me amalgama
a extáticas tristezas...

Juan Eduardo Cirlot


A Osiris

Repartido en pedazos y en lamentos,
repartido en países y en canciones,
repartido en lejanos corazones,
repartido en profundos monumentos.

Repartido en obscuros sentimientos,
repartido en d...

Juan Eduardo Cirlot



El Olvidado

A Jorge Gaitán Durán


Ahora tengo sed y mi amante es el agua.
Vengo de lo lejano, de unos ojos oscuros.
Ahora soy del hondo reino de los dormidos;
allí me reconozco, me encuentro con mi ...

Eduardo Carranza


Tono de Conjuro

Cada grito que pide un lunar eco
es la sed que atormenta a un árbol seco.

Cada piedra que sola se levanta
es la estela de un dios que nadie canta.

Cada surco de cal, cada amargura
e...

Juan Eduardo Cirlot


seras solo un recuerdo

Mientras que el sol siga brillando
Y las estrellas no cambien su lugar,
Te puedo asegurar q en mi corazón tú
Siempre pero siempre tendrás un lugar

Siempre vas estar pu...

maria mendoza


me engaño una ilusion

Me sentí cautivada
Y también ilusionada
Totalmente asombrada
Y demasiado impactada

Pero fuiste como el teorema de Pitágoras
Y nada te entiendo a ninguna hora
Y por m...

maria mendoza


Exhumaciones

Transito por lugares de abandono
y contemplo las fosas desoladas.
Las aguas de la noche han descendido
a estas costas humildes, deprimidas.
Todo está convertido en un lamento
sin nombre,...

Juan Eduardo Cirlot


A Rene Magritte

Las mujeres con pechos de papel
alumbran la armonía de los prados.
A las ventanas vienen los venados
bajo un cielo de páginas de miel.

Detrás de esa cortina hay un doncel
con los ojo...

Juan Eduardo Cirlot

poemas de eduardo mendoza


El día viene y la gente sale
todos lo días ,en invierno
la gente entra,siempre,
para tomar,
el turon mas grande
del mundo,
!entero,......

Eduardo Pascale


No te cambio

No te cambio ni el silencio
ni por alguna otra fulana,
eres todo lo que quiero
eres de mi cuerpo el alma.

Si te pierdes un instante
yo te busco en el mañana
pero esperame en si...

Carlos Ariel Garrido Mendoza


Ya no... quiero más amor

No es para quedarnos en casa, que hacemos una casa,
no es para quedarnos en el amor, que amamos,
y no morimos, para morir...
Tenemos sed ...

Carlos Ariel Garrido Mendoza


marcha la vida sin respeto para poder olvidar el sufrimiento, marcha la vida sin saber que aun lo queremos, marcha por aquel valle sin regreso, marcha sin mi angel vida mia, maracha vida mia que este ...

antonella mendoza


El Miedo Manda

Habitamos un mundo gobernado por el miedo, el miedo manda, el poder come miedo, ¿qué sería del poder sin el miedo? Sin el miedo que el propio poder genera para perpetuarse.

El ham...

Eduardo Galeano


El miedo global

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.
Y los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.
Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.
Los...

Eduardo Galeano


Indicios

No se sabe si ocurrió hace un rato o hace siglos o nunca.

A la hora de ir a trabajar un leñador descubrió que le faltaba el hacha.

Observó a su vecino. El vecino tenía todo el aspect...

Eduardo Galeano



Seguridad

Durmiendo nos vio. En el sueño de Elena estábamos los dos haciendo fila con muchos otros pasajeros en algún aeropuerto, quién sabe cual, porque todos los aeropuertos son más o menos todos...

Eduardo Galeano


Un caso muy común

Doña Chila Monti ya tenía unos cuantos años y estaba más cerca del arpa que de la guitarra. Bien lo sabía su hijo Horacio, pero se pegó tremendo susto cuando la vio como la vio: l...

Eduardo Galeano


El mar
Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.
Viajaron al sur.
Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.
Cuando el niño y su padre a...

Eduardo Galeano


El mundo
Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar...

Eduardo Galeano

poemas de eduardo mendoza


No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.

Eduardo Galeano

poemas de eduardo mendoza


Un hombre tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del nivel del miedo.

Eduardo Chillida


¿Hasta cuándo los países latinoamericanos seguiremos aceptando las órdenes del mercado como si fueran una fatalidad del destino? ¿Hasta cuándo seguiremos implorando limosnas, a los codazos, en la cola...

Eduardo Galeano

poemas de eduardo mendoza


El mundo es una gran paradoja que gira en el universo. A este paso, de aquí a poco los propietarios del planeta prohibirán el hambre y la sed, para que no falten el pan ni el agua.

Eduardo Galeano

poemas de eduardo mendoza


El artista sabe lo que hace, pero para que merezca la pena debe saltar esa barrera y hacer lo que no sabe.

Eduardo Chillida

poemas de eduardo mendoza


Sobre el ladrillo. . . Primer material creado por el dominio de la inteligencia humana sobre los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego.

Eduardo Torroja Miret

poemas de eduardo mendoza


En una línea el mundo se une, con una línea el mundo se divide, dibujar es hermoso y tremendo.

Eduardo Chillida

poemas de eduardo mendoza


La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Eduardo Galeano

poemas de eduardo mendoza


Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen.

Eduardo Galeano

poemas de eduardo mendoza


La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respetuo mutuo.

Eduardo Galeano