Poemas para la seño

Poemas para la seño. Encuentra docenas de poemas para la seño con fotos para copiar y compartir.


poemas para la seño


Los mejores momentos de mi vida han sido aquellos que he disfrutado en mi hogar, en el seno de mi familia.

Thomas Jefferson

poemas para la seño


Odioso para mí, como las puertas del Hades, es el hombre que oculta una cosa en su seno y dice otra.

Homero


poemas para la seño


Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda. [Mateo 19:12]

Jesús Cristo

poemas para la seño


Confiamos el secreto en el seno de la amistad, pero en el seno del amor escapa de su cárcel

Jean de la Bruyere


¿Sois poetas? ¿amáis el arte?? Dónde hallaréis mejor modelo ni mejor maestro que en esa santa y buena y sabia naturaleza, siempre bella, siempre riente, siempre productora, siempre virgen y madre, de ...

Rubén Darío

poemas para la seño


Pero en el seno mismo de ese éxtasis, acababa de aparecer algo nuevo: yo comprendía la Náusea, la poesía.

Jean Paul Sartre



No se asusten de mi sindicalismo, nunca mejor que ahora estará seguro el CAPITALISMO, YA QUE TAMBIEN LO SOY, porque tengo estancia y en ella operarios[?] Lo que quiero es organizar estatalmente a los ...

Juan Domingo Perón


Al igual que amas los libros que te hacen llorar, las sonatas que te han cortado el aliento, los perfumes que te insinúan renunciamientos, a las mujeres extraviadas entre el cuerpo y el alma, así suce...

Emil Cioran


Es sobre la base de la voluntad del individuo, que la enseñanza libertaria puede ser encarnada en la vida real y limpiar el sendero que ayude al Hombre a deshacerse de todo espíritu de sumisión de su ...

Néstor Majnó



Esos camaradas amenazaban con provocar una rebelión en el seno del partido contra el Comité Central. Amenazaban disparar sobre cualquiera de nosotros. Evidentemente, pensaban asustarnos y obligarnos a...

Iósif Stalin


La Cita

¡Adiós, amigo, adiós! ¡El sol se esconde,
la luna sale de la nube rota,
y Eva me aguarda en el estanque, donde
el cisne nada y el nelombo flota!

Voy a estrechar a la mujer que adoro.
¡Cuál m...

Salvador Díaz Mirón


Tu Pie

Nardo y rosa, tu pie guarda una clave
de voluptuosidad que me estremece,
cuando en la alfombra silenciosa y suave,
bajo tu bata, al caminar, florece.
Si en las manos lo tomo, me parece,
transi...

Alberto Angel Montoya


Algun Día...

Algún día encontraré una palabra
que penetre en tu vientre y lo fecunde,
que se pare en tu seno
como una mano abierta y cerrada al mismo tiempo.

Hallaré una palabra
que detenga tu cuerp...

Roberto Juarroz



Tierra

...no se alcanza
a volver con los remos y la vela
al puerto en que dejamos la esperanza.
Miguel Ángel Asturias


DEL RUMOR DE TUS MANOS ME ALIMENTO...

Del rumor de tus manos me alimento
y mi ...

Carmen González Huguet


Giro

Como la tarde
que posó una mínima
caricia en tu desnudo,
o el sol dando en tu vientre;
como la tarde toda desprendida
sobre tu seno blanco;
como la tarde me detengo absorto
en la maleza débil de...

José Lupiáñez


Jardín

La sonrisa apagada y el jardín en la sombra.
Un mundo entre los labios que se aprietan en lucha.
Bajo mi boca seca que la tuya aprisiona
siento los dientes fuertes de tu fiel calavera.

Hay un...

Pablo García Baena


Las Horas

¡Qué tristes son las horas! Cual rebaño
de ovejas que caminan por el cielo
entre el fragor horrísono del trueno,
y bajo un cielo de color de estaño.

Cruzan sombrías en tropel huraño,
de la...

Julián del Casal


Normas

I
Norma de ayer encontrada
sobre mi noche presente;
resplandor adolescente
que se opone a la nevada.
No pueden darte posada
mis dos niñas de sigilo,
morenas de luna en vilo
con el corazón abie...

Federico García Lorca


Vestida Como El Campo

De verde te amo más, con el vestido
que se parece al campo cuando llueve,
y el campo se emociona y multiplica
su verdura por nueve.

Ataviada de selva, de árbol joven,
por mi ca...

Carlos Castro Saavedra


Gozo Del Tacto

Estoy vivo y toco
Toco, toco, toco.
Y no, no estoy loco.

Hombre, toca, toca
lo que te provoca:
seno, pluma, roca,

pues mañana es cierto
que ya estarás muerto,
tieso, hinchado, yerto....

Dámaso Alonso


Malva-luna de Yelo

Las floridas espaldas ya en la nieve,
y los cabellos de marfil al viento.
Agua muerta en la sien, el pensamiento
color halo de luna cuando llueve.

¡Oh, qué clamor bajo del seno br...

Rafael Alberti


Fiat Lux

Sobre el rojo diván de seda intacta,
con dibujos de exótica graminea,
jadeaba entre mis brazos tu virgínea
y exangüe humanidad de curva abstracta...

Miró el felino con sinuosa línea
de opal...

Julio Herrera y Reissig


Diosa

Dormida sobre el tigre,
su leve trenza yace.
Mirad su bulto. Alienta
sobre la piel hermosa,
tranquila, soberana.
¿Quién puede osar, quién sólo
sus labios hoy pondría
sobre la luz dichosa
que, h...

Vicente Aleixandre


Venus Victa

Pidiéndome la muerte, tus collares
desprendiste con trágica alegría
y en su pompa fluvial la pedrería
se ensangrentó de púrpuras solares.

Sobre tus bizantinos alamares
gusté infinitament...

Leopoldo Lugones


Vuelo Del Corazón...

Vuelo del corazón que se ha abatido
de tan alto volar sobre tu seno.
Vuelo del corazón que en campo ajeno
cayó ayer al azar de lo perdido.

Unos ojos de cielo descendido,
y un se...

Alberto Angel Montoya


EN EL OCASO



Se enfrió mi cuerpo desnudo en el ocaso
marchitando flores que había a mi lado
las cuales había a mi tálamo aromado
al darme en fusión contigo en el abrazo

Abrazo que me dis...

jureme



El ave azul del sueño
sobre mi frente pasa:
tengo en mi corazón la primavera
y en mi cerebro el alba.
Amo la luz, el pico de la tórtola,
la rosa y la campánula,
el labio de la virgen
y e...

Rubén Darío


Alegre y sola en el recodo blando
que forma entre los árboles el río
al fresco abrigo del ramaje umbrío
se está la niña de mi amor bañando.

Traviesa con las ondas jugueteando
el busto saca del ...

Manuel María Flores


¡Ay! ¡Juguemos, hijo mío,
a la reina con el rey!

Este verde campo es tuyo.
¿De quién más podría ser?
Las oleadas de la alfalfa
para ti se han de mecer.

Este valle es todo tuyo.
¿De q...

Gabriela Mistral

poemas para la seño


No te asuste naufragar que el tesoro que buscamos, capitán, no está en el seno del puerto sino en el fondo del mar.

León Felipe

poemas para la seño


Cíñete a mí, noche del seno desnudo; cíñete a mí, noche ardiente y nutricia!.

Walt Whitman


No se nace mujer: llega una a serlo. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización es quien elabora ese producto...

Simone De Beauvoir


La cristiandad tiene que hacerse de nuevo viva y eficaz, y formarse otra vez una Iglesia visible sin respetar las fronteras nacionales, que acoja en su seno a todas las almas sedientas de lo supraterr...

Novalis

poemas para la seño


Mi mayor honra es surgir del seno de los oprimidos, que son el alma y nervio de la raza.

Augusto César Sandino


Toda superioridad física es perecedera, porque está fisiológicamente condenada a agotarse, mientras que la inteligencia se renueva una y otra vez por sí misma. Y por eso al fin ha de imponerse a la vi...

Arthur Schnitzler


En términos éticos cabria describirse tal cesión una actitud de fundamental pereza o cobardía. Desde un punto de vista social debe explicarse así: los hombres ceden a determinados individuos el derech...

Angel Cappelletti


querida amiga hoy te fuiste tu lugar ya esta en el cielo estaras con los angeles platicando como lo hacias conmigo porque asi eras alegre bromista y positiva dejaste muy lindos recuerdos en mi que nu...

IMPOSIBLE

poemas para la seño


SEÑO tu me haces la mas inteligente de la clase la mas buena y eso te lo agradesco

lola

poemas para la seño


Cuando en mis sienes calme la divina tormenta, reclinaré, jugando con tus bucles espesos, sobre tu núbil seno mi frente soñolienta, sonora con el ritmo de tus últimos besos.

Paul Verlaine

poemas para la seño


La peligrosidad es intrínseca al futuro. Los más notables avances de la civilización son procesos que casi aniquilan a las sociedades en cuyo seno se producen.

Alfred North Whitehead