Frases de Alphonse de Lamartine


69 frases de Alphonse de Lamartine


La crítica es la fuerza del imponente.


Cuando el amor ha sido una comedia, forzosamente el matrimonio tiene que derivar en drama.


A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.


La guerra no es más que un asesinato en masa, y el asesinato no es progreso.


A veces falta una persona y parece que el mundo entero está despoblado.


Una conciencia sin Dios es como una corte sin juez.


Dios no es más que una palabra soñada para explicar el mundo


El amor verdadero es el fruto maduro de la vida. A los dieciocho años no se le conoce, se le imagina


El hombre no tiene puerto, el tiempo no tiene orilla. ¡Él se desliza y nosotros pasamos!


Soy conciudadano de toda alma que piensa: la verdad es mi país


Brutalidad a un animal es crueldad a la humanidad - es solo la diferencia en la víctima.


Cuanto más veo de los representantes del pueblo, más admiro a mis perros.


Hay una mujer en el comienzo de todas las cosas grandes.


A veces, cuando una persona ha desaparecido, todo el mundo parece despoblado.


Amar por el bien de ser amado es humano, pero amar por el bien de amar es angelical.


La casualidad nos da casi siempre lo que nunca se nos hubiere ocurrido pedir.


Por mala senda en tenebrosa noche,sin saber a dónde voy, camino a ciegas,,ignorante a la par de dónde vengo.


Un solo ser nos falta y todo está despoblado.


Grief teje dos corazones en lazos más estrechos que la felicidad nunca puede, y sufrimientos comunes son vínculos mucho más fuertes que las alegrías comunes.


Limitado en su naturaleza, infinito en su deseo, el hombre es un dios caído que recuerda el cielo.