Frases de Bertrand Russell


194 frases de Bertrand Russell


Una generación que no soporta el aburrimiento será una generación de escaso valor.


Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer lo posible imposible.


Tres pasiones, simples pero abrumadoramente fuertes, han gobernado mi vida: el anhelo de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad.


La humanidad tiene una moral doble: una que predica y no practica, y otra que practica y no predica.


Toda la actividad humana está motivada por el deseo o el impulso.


Aristóteles manifestaba que las mujeres tenían menos dientes que los hombres; aunque se casó dos veces, nunca se le ocurrió comprobar esta afirmación examinando la dentadura de sus esposas.


En el arte, nada que merezca la pena se puede hacer sin genio; en ciencia, incluso una capacidad muy modesta puede contribuir a un logro supremo.


No importa lo elocuente que ladre un perro; nunca podrá decirte que sus padres fueron pobres pero honestos.


Se dirá que el placer de la aventura mental es raro, que pocos pueden apreciarlo y que la educación ordinaria no tiene en cuenta un bien tan aristocrático. Yo no lo creo. El placer de la aventura ment...


El secreto de la felicidad es darse cuenta que la vida es horrible, horrible, horrible.


¿para qué repetir los errores antiguos habiendo tantos errores nuevos que cometer?.


Los educadores, más que cualquier otra clase de profesionales, son los guardianes de la civilización.


La ciencia es lo que sabes, la filosofía es lo que no sabes.


El hombre feliz es el que vive objetivamente, el que es libre en sus afectos y tiene amplios intereses, el que se asegura la felicidad por medio de estos intereses y afectos que, a su vez, le conviert...


Me opongo a toda superstición, sea musulmana, cristiana, judía o budista.


La buena vida es una vida inspirada por el amor y guiada por el conocimiento.


Los artistas son, por regla general, menos felices que los hombres de ciencia.


Uno de los defectos de la educación superior moderna es que hace demasiado énfasis en el aprendizaje de ciertas especialidades, y demasiado poco en un ensanchamiento de la mente y el corazón por medio...


Sabemos muy poco, y sin embargo es sorprendente que sepamos tanto, y es todavía mas sorprendente que tan poco conocimiento nos de tanto poder.


El conocimiento de hechos curiosos no solo hace menos desagradables las cosas desagradables, sino que hace más agradables las cosas agradables.