Frases de Daniel Defoe


21 frases de Daniel Defoe


Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos.


Todas las cosas buenas de este mundo no son buenas más que por el uso que hacemos de ellas; y que las disfrutamos tanto cuando nos sirven como cuando las juntamos para dárselas a otros, pero no más.


Allí donde Dios erige una iglesia, / el demonio siempre levanta una capilla; / y si vas a ver, encontrarás / que en la segunda hay más fieles.


Aprendí a considerar más el aspecto brillante de mi situación que lo que me faltaba, y este recurso, a veces, me proporcionó tan inefable consuelo, que apenas puedo expresarlo.


Cuando más grande es vuestra gloria, más cerca estáis de vuestra declinación.


Fue así que el rumor se desvaneció y la gente empezó a olvidarlo, como se olvida una cosa que nos incumbe muy poco, y cuya falsedad esperamos.


El mejor de los hombres no se puede suspender su destino: los buenos mueren temprano, y el mal die tarde.


La justicia es siempre violenta a la parte ofendida, porque cada hombre es inocente ante sus propios ojos.


'Tis no el pecado de engañar al diablo.


Es mejor tener un león en la cabeza de un ejército de ovejas, que una oveja a la cabeza de un ejército de leones.


Pero... si Dios es más fuerte que el diablo, ¿por qué Dios no mata al diablo y así él no hará más hombres malos?


Orgullo del primer par y presidente del infierno.


Todos los hombres serían tiranos si pudieran.


No experimentamos las ventajas de un estado hasta que probamos los sinsabores de otros. No conocemos el valor de las cosas hasta que nos vemos privados de ellas.


Como la codicia es la raíz de todos los males, por lo que la pobreza es la peor de las trampas.


nosotros, incluso más que nosotros mis­mos, a utilizarlos correctamente. A veces, sentía una gran melancolía al pensar en el uso tan mediocre que hacemos de nuestras facultades, aun cuando nuestro ent...


Hay que ser feliz y alegre.


Todo nuestro descontento por lo que nos falta es el resultado de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos.


si los hombres compararan su situación con la de otros que están en peores circunstancias y no con los que están mejor, se sentirían agradecidos y no se quejarían de sus desgracias.


obedecer la llamada interior o la inspiración secreta de hacer algo o de seguir algún camino cada vez que la sintiera, aunque no tuviera razón alguna para hacerlo