Frases de Emily Dickinson


42 frases de Emily Dickinson


Todo mi patrimonio son mis amigos.


Si puedo evitar que un corazón sufra, no viviré en vano; si puedo aliviar el dolor en una vida, o sanar una herida o ayudar a un petirrojo desmayado a encontrar su nido, no viviré en vano.


Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro.


Todo lo que sabemos del amor es que el amor es todo lo que hay.


Ignoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos en pie.


El cerebro es más grande que el cielo si los pones uno junto al otro el primero contiene al segundo y sin dificultad te incluye a tí también.


Ninguna otra fragata nos lleva a todas partes como el libro.


La buena suerte no es casual, es producto del trabajo; así la sonrisa de la fortuna tiene que ganarse a pulso.


¿Cambiar? Cuando lo hagan las colinas.


El éxito les parece lo más dulce a aquellos que no alcanzaron el éxito.


¡Qué extraño que la naturaleza no llamad, y sin embargo, no se insinúa!


Un hoyuelo en la tumba convierte esa feroz habitación en un hogar


Vivir es tan sorprendente que deja poco tiempo para cualquier otra cosa.


Espero que usted ama pájaros también. Es económico. Se ahorra ir al cielo.


Si leo un libro y hace que todo mi cuerpo tan frío ni fuego nunca me puede calentar, yo sé que es la poesía.


Diga la verdad, pero Dígale la inclinación.


¿Dónde estás, que es el hogar.


La suerte no es casualidad, es trabajo duro, sonrisa caras de la fortuna se gana.


Si puedo parar un corazón se rompa, no habré vivido en vano.


Un amanecer disminuido es como una mañana sin ti.