Frases de Fernando Arrabal


53 frases de Fernando Arrabal
frases de Fernando Arrabal


El ajedrez es la esencia de lo inútil y de lo sabio.

frases de Fernando Arrabal


Podría decir cosas interesantes si dijera lo contrario de lo que piensa.

frases de Fernando Arrabal


Saltó al vacío desde su castillo en el aire.

frases de Fernando Arrabal


Matemáticas + ajedrez = teatro.

frases de Fernando Arrabal


La fama es un trozo de nada que el artista agarra al vuelo sin saber por qué.

frases de Fernando Arrabal


Merced al progreso de las religiones modernas la eternidad es cada día más larga.

frases de Fernando Arrabal


Los fanatismos que más debemos temer son aquellos que pueden confundirse con la tolerancia.

frases de Fernando Arrabal


Cuando me siento abatido me doy jaque mate a mí mismo.

frases de Fernando Arrabal


En el ajedrez, lo más importante no son el rey y la reina, sino los peones, el hombre.

frases de Fernando Arrabal


El amor y la poesía me embriagan, inocentemente, como al tigre la sangre.

frases de Fernando Arrabal


Tan triste… no es serio. Tan cómico… no es divertido.

frases de Fernando Arrabal


En ajedrez de nada sirve pensar; hay que reflexionar antes.

frases de Fernando Arrabal


Juego al ajedrez como si mi partida fuera a analizarla mi enemigo.

frases de Fernando Arrabal


Toda belleza duerme.

frases de Fernando Arrabal


Los arquitectos crean ciudades, los ángeles bosques.

frases de Fernando Arrabal


Los lugares más soeces y menos bellos de nuestro cuerpo son los que dan placer.

frases de Fernando Arrabal


El gazpacho se condimenta con sal, pimienta, perejil y tomate... y luego se tira por el váter

frases de Fernando Arrabal


No me da miedo la calumnia. Solo me da miedo no amar al que la levanta contra mí.

frases de Fernando Arrabal


La felicidad es tan discreta que únicamente, una vez desaparecida, la infelicidad subsiguiente permite recordarla.

frases de Fernando Arrabal


Tarsis.- Todo lo que es nauseabundo, y fétido, y sórdido, y abyecto, se resume en una palabra...¡Dios!