Frases de Fernando Pessoa


113 frases de Fernando Pessoa


Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte.


Aquello que, creo, produce en mí el sentimiento profundo, en que vivo, de incongruencia con los demás, es que la mayoría piensa con la sensibilidad y yo siento con el pensamiento.


No hagas hoy lo que puedas dejar de hacer también mañana.


La única actitud digna de un hombre superior es el persistir tenaz en una actividad que se reconoce inútil, el hábito de una disciplina que se sabe estéril, y el uso fijo de normas de pensamiento filo...


Para comprender, me destruí. Comprender es olvidarse de amar. No conozco nada más al mismo tiempo falso y significativo que aquel dicho de Leonardo da Vinci de que no se puede amar u odiar una cosa si...


Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?


Creo que decir una cosa significa conservarle la virtud y despojarla del terror. Los campos son más verdes en el decirlos que en su verdor. Las flores, si se describen con frases que las definan en el...


La función última de la crítica es que satisfaga la función natural de desdeñar, lo que conviene a la buena higiene del espíritu.


Tengo que escoger lo que detesto – o el sueño, que mi inteligencia odia, o la acción, que a mi sensibilidad repugna; o la acción para la que no nací, o el sueño para el que no ha nacido nadie. Resulta...


A mí, cuando veo un muerto, la muerte me parece una partida. El cadáver me da la impresión de un traje abandonado. Alguien se fue y no necesitó llevar aquel traje único que había vestido.


Quien vive como yo no muere: se acaba, se marchita, se desvegeta. El sitio donde estuvo sigue sin él estar allí, la calle por donde caminaba sigue sin que él sea visto en ella, la casa que habitaba es...


El único misterio del universo es que exista un misterio del universo.


Por la boca mueren el pez y Oscar Wilde.


El mundo es de quien nace para conquistarlo y no de quien sueña que puede conquistarlo.


Entre la vida y yo hay un cristal tenue. Por más claramente que vea y comprenda la vida, no puedo tocarla.


Nunca amamos a nadie: amamos, solo, la idea que tenemos de alguien. Lo que amamos es un concepto nuestro, es decir, a nosotros mismos.


Aquel peso en mi, mi corazón

PORQUE SENTIR ES COMO EL CIELO, SE VE, PERO NO HAY EN ÉL NADA QUE VER.

MI CORAZÓN SE QUEBRÓ COMO UN PEDAZO DE VIDRIO, QUIZO VIVIR Y SE ENGAÑO.


El binomio de Newton están hermoso como la Venus de Milo, lastima que poca gente se da cuenta.


Corté la naranja en dos, y las dos partes no podían quedar iguales. ¿Para cuál fui injusto -yo, que las voy a comer a ambas?


Las cosas no tienen significación: tienen existencia. Las cosas son el único sentido oculto de las cosas.