Frases de Francisco de Sales


49 frases de Francisco de Sales


Quien dice que ama a Dios, a quien no ve, y no ama a sus hermanos, a quienes ve, ese es un mentiroso.


Lo que se hace con precipitación nunca se hace bien; obrar siempre con tranquilidad y calma.


Ten paciencia con todas las cosas, pero sobre todo contigo mismo.


La ciencia que sirve para hacernos orgullosos y que degenera en pedantería no vale mas que para deshonrarnos.


Es una especie de obediencia muy agradable a los ojos de Dios no desear dispensas sin mucha necesidad.


Si os halláis precisado a oponeros al dictamen de otro, hacedlo.


Un santo triste es un triste santo.-


Ninguno diga: Dispongo solo de un talento, no puedo lograr nada. También con un solo talento puedes obrar de modo meritorio.


Antes de juzgar al prójimo, pongámosle a él en nuestro lugar y a nosotros en el suyo, y a buen seguro que será entonces nuestro juicio recto y caritativo


Hay que dejar que las espintas de las dificultades ciñan nuestra cabeza y que la lanzada de la contradicción traspase nuestro corazón. Beber la hiel y tragar el vinagre... puesto que Dios así lo quier...


Dios prefiere nuestra fidelidad en las cosas pequeñas que nos encomienda, mucho más que el ardor por las grandes que no dependen de nosotros


Las riquezas son verdaderas espinos; ellas punzan con mil espinos al adquirirlas, con muchas inquletudes conservándolas, con muchas disgustos gastándolas, y con muchas pesares perdiéndolas


Rebuscar los defectos ajenos es signo de no ocuparse de los propios


Se aprende a hablar, hablando. A estudiar, estudiando. A trabajar, trabajando. De igual forma se aprende a amar, amando.


La belleza, para ser agradable, debe ser ignorada.


Poned empeño en aprovechar las pequeñas ocasiones que Dios os va presentando, poned en ello vuestra virtud y no en desear grandes empresas; porque suele suceder que se deja uno vencer por un mosquito ...


No mantengas amistad alguna más que con aquellos que puedan compartir contigo cosas virtuosas; cuanto más excelsas sean las virtudes que cultivéis más perfecta será vuestra amistad


Esta vida es breve, la recompensa por lo que aquí hagamos será eterna. Practiquemos el bien, unámonos a la voluntad de Dios. Que sea ella la estrella que guíe nuestros ojos en esta travesía. Es la man...


En nosotros todo lo excusamos; en los prójimos, nada; queremos vender caro y comprar barato


Las mismas miserias de la vida se convierten en delicias celestiales si sabemos encontrar en ellas el placer de cumplir la voluntad de Dios