Frases de Ian Fleming


29 frases de Ian Fleming


Todos los grandes hombres son maníacos. Están poseídos por una manía que los hace avanzar hacia una meta. Los grandes científicos, los filósofos, los líderes religiosos, todos son maníacos. ¿Qué otra ...


Si uno fracasa en las cosas importantes, es porque no tiene grandes ambiciones. La concentración, el interés; eso es lo que importa. Las aptitudes aparecen, las herramientas se forjan por sí solas.


Pero soy voraz con la vida. Hago demasiado de todo durante todo el tiempo. De repente, un día me fallará el corazón. El Cangrejo de Hierro me llevará como se llevó a mi padre. Pero yo no le tengo mied...


Soy un poeta en los hechos, no a menudo en las palabras.


Soy una especie de policía. Me envían desde Londres siempre que sucede algo raro en alguna parte del mundo que no es asunto de nadie.


Era un agente secreto y todavía estaba vivo gracias a la minuciosa atención de su profesión a los detalles.


Una de las biblias de mi juventud era 'Birds of the West Indies', de James Bond, un ornitólogo conocido, y cuando me estaba echando para tener un nombre para mi protagonista pensé, 'Dios mío, que es e...


Sólo se vive dos veces. Una vez, cuando naces y una vez cuando se mira la muerte en la cara.


Por desgracia, casi todas las formas de ganar mucho dinero precisan un largo tiempo. Cuando se ha ganado el dinero, ya se es demasiado viejo para disfrutarlo.


Se sentó al lado en el asiento que había dejado y observó a los suburbios de Filadelfia, en sus sombrías llagas y extraños rincones.


Se encogió de hombros para librarse del dolor del fracaso..., el dolor del fracaso que es muchísimo más intenso que el placer del éxito.


Una vez es coincidencia, dos es casualidad y tres es la acción del enemigo.


Y las personas con obsesiones -reflexionó Bond- son ciegas ante el peligro. Incluso coqueteaban con él de una manera perversa.


- ¿Es verdad que es usted policía? -No exactamente, pero me dedico a este tipo de asuntos. - ¿Quiere decir que es detective? -Bueno, una especie de detective. - ¡Lo sabía!


Va a ser un asesinato sin más, a sangre fría. En mi tierra, se deja que los perros dormidos se queden echados, pero si se levantan y muerden, se les pega un tiro. No se les ofrece un duelo. ¿De acuerd...


Notó la mirada de la chica pegada a él. Recobró la sangre fría. El agente secreto tomaba las riendas y su mente empezaba a trabajar con frialdad, buscando pistas, mentiras, dudas.


Cuando las posibilidades no están a favor, haz que lo estén.


- ¿Qué vamos a hacer? -preguntó con ansiedad-. ¿De qué va todo esto? -Nos quieren liquidar -respondió Bond con calma-. Así que debemos mantenernos con vida.


En cuanto al sexo, bueno, quiero decir el sexo es un tema perfectamente respetable en lo que se refiere a Shakespeare. Es decir, toda la historia es el amor y la violencia.


En mi profesión -dijo-, cuando me tropiezo con un hombre como ése, tengo otra divisa: vive y deja morir.