Frases de Lao Tse


54 frases de Lao Tse


Saber que no se sabe, eso es humildad. Pensar que uno sabe lo que no sabe, eso es enfermedad.


Las palabras elegantes no son sinceras; las palabras sinceras no son elegantes.


Si practicas la equidad, aunque mueras no perecerás.


Todo lo difícil debe intentarse mientras es fácil.


Solo zarpas y espinos nacen en el lugar donde acampan los ejércitos.


No te quejes de sufrir, que así aprendes a socorrer.


Lo que le da su valor a una taza de barro es el espacio vacío que hay entre sus paredes.


El que camina a grandes zancadas no irá muy lejos.


Un viaje de mil millas comienza con el primer paso.


Aquello que miramos y no podemos ver es lo simple.


He aquí mis tres tesoros. Guárdalos bien. El primero es la piedad; el segundo, la frugalidad; el tercero, la negativa a ser la primera de todas las cosas bajo el cielo.


Si eres flexible, te mantendrás recto.


Toda acción provoca reacciones.


Las armas del reino no se muestran al extranjero.


Quien tiene la virtud, se identifica con la virtud.


Un buen guardián no necesita rejas ni cerrojos, y, sin embargo, es imposible abrir lo que él cerró.


Que tu cuerpo y tu alma vital estén unidos en un abrazo sin separación.


Da y tendrás en abundancia.


Que el aliento vital te vuelva tierno y fresco como tierno y fresco es un niño recién nacido.


No valores las cosas difíciles de obtener, verás que nadie se entregará a la codicia.