Frases de Mao Zedong


204 frases de Mao Zedong


Luchar, fracasar, volver a luchar, fracasar de nuevo, volver otra vez a la luchar, y así hasta la victoria: ésta es la lógica del pueblo, y él tampoco marchará jamás en contra de ella.


Dilatar conduce a grandes pérdidas, mientras que corregir los errores apenas surgen, reduce las pérdidas.


¿Quiénes son tus enemigos? ¿Quiénes son tus amigos? Esta es la pregunta más importante para la revolución.


Los comunistas deben ser los más perspicaces, los más dispuestos a sacrificarse, los más firmes y los más capaces de apreciar las situaciones sin ideas preconcebidas; tienen que apoyarse en la mayoría...


China necesita con urgencia una revolución democrático-burguesa y esta revolución solo puede ser llevada a cabo bajo la dirección del proletariado.


Los que tienen experiencia en el trabajo práctico deben estudiar la teoría y leer a conciencia. Solo así podrán sistematizar y sintetizar sus experiencias para elevarlas al nivel de la teoría, y no to...


Los campesinos ricos y los arribistas dentro del Partido se pasaron en masa al enemigo.


Creo que debemos trabajar honestamente, porque sin una actitud honesta nada se puede realizar en el mundo.


Los soldados capturados al enemigo constituyen la mayoría. Sin esta fuente de reemplazos, enfrentaríamos un serio problema de recursos humanos.


A los propios campesinos les corresponde tirar los ídolos y derribar los templos de las vírgenes mártires y los pórticos conmemorativos en honor de las viudas castas y fieles; es erróneo que otros lo ...


...hacer la revolución no es ofrecer un banquete, ni escribir una obra, ni pintar un cuadro o hacer un bordado; no puede ser tan elegante, tan tranquila y delicada, tan apacible, amable, cortés, moder...


Somos partidarios de la abolición de la guerra; no deseamos la guerra. Pero la guerra solo se puede abolir mediante la guerra. Para acabar con los fusiles, se debe empuñar el fusil.


El Ejército Rojo tiene que combatir y, al mismo tiempo, procurarse provisiones.


Para decirlo con toda franqueza, en todas las aldeas se necesita un breve período de terror.


Cada vez que el régimen blanco se estabiliza temporalmente en una o varias provincias, las clases dominantes de allí inevitablemente se alian y hacen lo imposible por destruir el Poder rojo.


Las clases luchan, unas clases salen victoriosas, otras quedan eliminadas. Así es la historia, tal es la historia de la civilización durante miles de años.


Una revolución no es una cena, o escribir una obra, ni pintar un cuadro o hacer un bordado.


Hay una tendencia grave hacia el capitalismo entre los campesinos acomodados hacer.


El trabajo político es la sangre vital de todo el trabajo económico.


Un ejército sin cultura es un ejército ignorante, y un ejército ignorante no puede derrotar al enemigo.