Frases de Peter Ustinov


53 frases de Peter Ustinov


El problema, cuando se busca a la mujer perfecta, es que ella probablememte está buscando al hombre perfecto.


Los padres son los huesos con los que los hijos afilan sus dientes.


Para llegar a la verdad, el alemán suma, el francés resta, y el inglés cambia de tema.


Por lo general las mujeres de ensueño son una ilusión óptica.


Desafortunadamente, el equilibrio de la naturaleza estipula que la super-abundancia de sueños se paga con el aumento de las pesadillas.


Todo el mundo comete errores. La clave está en cometerlos cuando nadie nos ve.


La mayoría de las personas tienen miedo a la muerte porque no han hecho nada de su vida.


No creo que los amigos sean necesariamente la gente que más te gusta, son meramente la gente que estuvo allí primero.


Al progreso no hay quien lo pare. Dios creó el mundo en seis días. ¿Y que tenemos hoy? La semana de cinco días.


La última voz audible antes de la explosión del mundo será la de un experto que diga: es técnicamente imposible.


Pienso que un mensaje extraterrestre será tratado mucho más como una materia de estudio académico que como una mera serie de titulares periodísticos.


No importa cuanto vivamos, sino cómo.


Cuando el orgullo grita, es que el amor calla.


Desde edad temprana dominé el arte de imitar voces, un arte al que me acerqué de manera instintiva e inconvencional. Finalmente empecé a imitar a un papagayo, lo cual es inusual, ya que los papagayos ...


Los hombres piensan en las mujeres. Las mujeres piensan acerca de lo que los hombres piensan en ellos.


La verdad es realmente una ambición que está más allá de nosotros.


Soy optimista, arrepentido y militante. Después de todo, a fin de no ser un tonto optimista debe saber lo triste que un lugar puede ser el mundo. Es solo el pesimista que encuentra esto de nuevo cada ...


Monica Seles: Odioría estar al lado de ella en su noche de bodas.


El hábito de la religión es opresiva, una salida fácil del pensamiento.


Estoy convencido de que hay una pequeña habitación en el ático de la Cancillería, donde los futuros diplomáticos se les enseña a tartamudear.