Frases de Ralph Waldo Emerson


frases de Ralph Waldo Emerson
355 frases de Ralph Waldo Emerson


La cortesía ha sido definida algo cínicamente como un artificio de las personas inteligentes para mantener a cierta distancia a los necios.


Reír a menudo y mucho; ganar el respeto de gente inteligente y el cariño de los niños, conseguir el aprecio de críticos honestos y aguantar la traición de falsos amigos; apreciar la belleza; encontrar...


Nadie ha aprendido el sentido de la vida hasta que ha sometido a su ego para servir a sus hermanos.


Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta.


Las personas inteligentes tienen un derecho sobre las ignorantes: el derecho a instruirlas.


Los años enseñan muchas cosas que los días desconocen.


El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres mantiene, con perfecta dulzura, la independencia de la soledad.


Las coherencias tontas son la obsesión de las mentes ruines.


¿Cuál es la tarea más difícil del mundo? Pensar.


Medite al atardecer, mirando las estrellas y acariciando a su perro, es un remedio infalible.


Lo que llamamos en otros pecado, consideramos en nosotros como experiencia.


Toda violación de la verdad no es solamente una especie de suicidio del embustero, sino una puñalada en la salud de la sociedad humana.


El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene.


Si sientes que todo perdió su sentido, siempre habrá un ¨te quiero¨, siempre habrá un amigo. Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta.


Por cada minuto de enojo, perdemos sesenta segundos de felicidad.


Ama y serás amado. Todo amor es matemáticamente igual, tanto como los dos lados de una ecuación algebraica.


Cuando el hombre concentra toda su energía en el cumplimiento del deber, se acerca a Dios.


La única manera de hacer un amigo es serlo.


Las naciones más progresistas son siempre las que navegan más y tienen más marinos.


No ha aprendido las lecciones de la vida quien diariamente no ha vencido algún temor.