Frases de Soren Kierkegaard


111 frases de Soren Kierkegaard


La vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada.


Si te casas lo lamentarás. Si no te casas, también lo lamentarás.


Me siento como si fuera una pieza en una partida de ajedrez, cuando mi oponente me indica: esa pieza no puede ser movida.


La fe es la pasión por lo posible y la esperanza es el acompañante inseparable de la fe.


La angustia es el vértigo de la libertad.


El caballero de la fe está solo en todo momento.


El ser humano es una síntesis de lo temporal y lo eterno, de lo finito y lo infinito.


¿quién puede bajar los ojos como una mujer? ¿y quien sabe alzarlos como ella?.


Debo encontrar una verdad que sea verdad para mí.


La vida solo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia delante.


La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.


¡Qué irónico es que precisamente por medio del lenguaje un hombre pueda degradarse por debajo de lo que no tiene lenguaje!


El tirano muere y su reino termina. El mártir muere y su reino comienza.


Si realmente el período de noviazgo es el más bello de todos, ¿por qué se casan los hombres?.


Toma consejo de tu enemigo.


Quien se pierde en su pasión, pierde menos que el que pierde la pasión.


quien se torna grave por muchas cosas, por toda clase de grandes y sonantes cosas, pero no antes de si mismo, es apesar de esa de toda esa gravedad,un frivolo bromistas


El yo no es algo que es, sino algo que será. Es una tarea


Una mujer es un ser débil; cuando se ha dado enteramente, lo ha perdido todo: si la inocencia es algo negativo en el hombre, en la mujer es la esencia de la vida.


En ninguna cosa la infidelidad es más innoble y repugnante que en el amor.