Charles Dickens: Si no hubiera malas gentes no habría bu...


Frases de Charles Dickens


Si no hubiera malas gentes no habría buenos abogados

Charles Dickens

Etiquetas




Temáticas Relacionadas

Más frases


Que los padres legan a sus hijos no las riquezas, sino el espíritu de reverencia.



Corazón aquietado como el alma en silencio; oigo apenas el ruido muy lejano del mundo como un eco remoto que se ahogó en la distancia y que traen los vientos al oído inseguro.


Dos médicos: el pequeño, de piernas torcidas, mira hoscamente a los pacientes, el otro, de insignificante físico, muy delgado, tiene una nariz como el filo de un cuchillo... ¡Es él! Me aferro a su bra...


Cuando viajo y me quedo delante de lugares maravillosos, me cae una lágrima por no estar conmigo, compartiendo ese placer