Albert Einstein: Era, por supuesto, una mentira...


Era, por supuesto, una mentira lo que leíste acerca de mis convicciones religiosas, una mentira que ha sido sistemáticamente repetida. No creo en un dios personal y nunca lo he negado [este descreimiento], por el contrario, lo he expresado claramente. Si algo hay en mí que puede ser llamado religioso es entonces la admiración sin límites hacia la estructura del mundo hasta donde la ciencia nos lo ha podido revelar por el momento.

Albert Einstein

Etiquetas




Temáticas Relacionadas