Frases de Albert Einstein


frases de Albert Einstein
453 frases de Albert Einstein


El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad.


La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.


Cuando examino mis métodos de pensamiento, llego a la conclusión de que el don de la fantasía me ha significado más que mi talento para absorber el conocimiento positivo.


En lugar de ser un hombre de éxito, busca ser un hombre valioso: lo demás llegará naturalmente.


Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro.


No permitas que tu felicidad dependa de alguien porque no siempre esa persona será como crees.


Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado.


No podemos resolver problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando los creamos.


Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero si no, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío.


Los grandes espíritus siempre han encontrado una violenta oposición de parte de mentes mediocres.


Nada destruye más el respeto por el Gobierno y por la ley de un país que la aprobación de leyes que no pueden ponerse en ejecución.


La cerveza vuelve a la gente estúpida y perezosa, solía decir Otto von Bismarck.


El sentido común no es más que un depósito de prejuicios establecidos en la mente antes de cumplir dieciocho años.


No puedo imaginarme a un dios que premia y castiga a los objetos de su creación, cuyos propósitos han sido modelados bajo el suyo propio; un dios que no es más que el reflejo de la debilidad humana. T...


Algo he aprendido en mi larga vida: que toda nuestra ciencia, contrastada con la realidad, es primitiva y pueril; y, sin embargo, es lo más valioso que tenemos.


Se debe hacer todo tan sencillo como sea posible, pero no más sencillo.


¿Qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?.


Vivimos en el mundo cuando amamos. Solo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida.


Si no puedo dibujarlo, es que no lo entiendo.


Tendremos el destino que no hayamos merecido.