Poemas de amor de isabel allende ( 3 )

Poemas de amor de isabel allende. Encuentra docenas de poemas de amor de isabel allende con fotos para copiar y compartir.


poemas de amor de isabel allende


El escritor escribe de lo que lleva dentro, de lo que va cocinando en su interior y que luego vomita porque ya no puede más.

Isabel Allende


Mi padre, un indio de ojos amarillos, provenía del lugar donde se juntan cien ríos, olía a bosque y nunca miraba al cielo de frente, porque se había criado bajo la cúpula de los árboles y la luz le pa...

Isabel Allende


poemas de amor de isabel allende


Escribir es para mí como hacer ganchillo: siempre temo que se me vaya a escapar un punto.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Las fotografías engañan al tiempo, suspendiéndolo en un trozo de cartón donde el alma queda bocabajo, decía.

Isabel Allende


El terror, lejos de propiciar el orden como le enseñaron en los cursos para oficiales, había sembrado un odio cuya cosecha sería fatalmente mayor violencia. Sus años de carrera militar le dieron un pr...

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Escribir una novela es como bordar una tapicería con hilos de muchos colores: es un trabajo artesanal de cuidado y disciplina.

Isabel Allende


poemas de amor de isabel allende


Se reunían un par de veces al año en cualquier punto del mapa para vivir unos días de ilusión y regresar luego con el cuerpo agradecido y el alma alborozada.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Esto sirve para tranquilizarnos la conciencia, hija -explicaba a Blanca-. Pero no ayuda a los pobres. No necesitan caridad, sino justicia

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Cuando me fui de Chile (1975), yo creía que era una celebridad, porque tenia un programa de televisión, donde iba la gente me reconocía en la calle.

Isabel Allende



Por fin amaneció. Avanzó la aurora como una flor de fuego y retrocedió lentamente la oscuridad. El cielo se aclaró y la abrumadora belleza del paisaje surgió ante sus ojos como un mundo recién nacido.

Isabel Allende


Todo el mundo nace con algún talento especial y Eliza Sommers descubrió temprano que ella tenía dos: buen olfato y buena memoria. El primero le sirvió para ganarse la vida y el segundo para recordarla...

Isabel Allende


Ella se consideraba a sí misma como un cometa navegando en el viento y, asustada de su propio motín interior, cedía a veces a la tentación de pensar en alguien que pusiera freno a sus impulsos; pero e...

Isabel Allende


El pueblo hecho de pensar que cuando se vende una gran cantidad de libros que no es un escritor serio es un gran insulto a los lectores. Me pongo un poco enojado cuando la gente trata de decir una cos...

Isabel Allende



En algunos instantes creí tocar el alma del amante y alcancé a soñar con la posibilidad de una relación más profunda, pero al día siguiente tomaba otro avión y la exaltación se diluía en las nubes.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Cuando sientes que la mano de la muerte se posa sobre el hombro, la vida se ve iluminada de otra manera y descubres en ti misma cosas maravillosas que apenas sospechabas.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Supongo que en el transcurso de la vida embellecemos algunos recuerdos y procuramos olvidar otros.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Se debe tener mucho cuidado con los nombres de las personas y los seres vivos, porque al pronunciarlos se toca su corazón y entramos dentro de su fuerza vital

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Las miserias de la enfermedad nos igualan, no hay ricos ni pobres, al cruzar este umbral los privilegios se hacen humo y nos volvemos humildes. Mi

Isabel Allende


Con la edad se adquiere cierta humildad, Alexander. Mientras más años cumplo, más ignorante me siento. Sólo los jóvenes tienen explicación para todo. A tu edad se puede ser arrogante y no importa much...

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Y se odió por no haberla amado y cuidado como
merecía y por haber perdido la oportunidad de formar con ella un hogar amable, donde Amanda hubiera florecido.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Porque no soy una persona sociable, no tengo muchos amigos ni me gustan las fiestas o el bochinche, por el contrario, me siento mejor solo.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Casi todo el mundo miente, unos por vanidad, para presentarse bajo una luz favorable, otros por temor y la mayoría simplemente por hábito.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


¿Por qué me rechazaste, Indi? Me has hecho sufrir, me humillaste. Yo quería ser el hombre de tu vida; en cambio he tenido que resignarme a ser el hombre de tu muerte.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Todos tenemos demonios en los rincones oscuros del alma, pero si los sacamos a la luz, los demonios se achican, se debilitan, se callan y al fin nos dejan en paz.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Acuérdate que debes ser como el tigre del Himalaya: escucha la voz de la intuición y del instinto. Confía en las virtudes de tu corazón.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Los años transcurren sigilosos, de puntillas, burlándose en susurros, y de pronto nos asustan en el espejo, nos golpean a mansalva las rodillas o nos clavan una daga en la espalda.

Isabel Allende



La base del budismo es la compasión hacia todo lo que vive o existe. Dijo que cada uno debe buscar la verdad o la iluminación dentro de sí mismo, no en otros o en cosas externas. Por eso los monjes bu...

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


drama: si ella hubiera nacido mil veces antes y tuviera que nacer mil veces más en el futuro, siempre vendría al mundo con la misión de amar a ese hombre de igual manera.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Olía a yerbas y tenía la piel fría. Supo que amarla era su destino inexorable.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Se le ocurrió que al salir de la oficina de su hermano tendría que valerse solo y aterrizaría de narices en su propio nivel de incompetencia.

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


También sabía que amaría a aquella niña durante toda su existencia, que ese amanecer perduraría en su recuerdo y que sería lo último que vería en el momento de morir. Ese

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


Medía su felicidad con una fórmula elemental: «Un buen día más otro buen día igual a una buena vida».

Isabel Allende


Tenía la idea de que al poner nombre a los problemas, estos se materializan y ya no es posible ignorarlos; en cambio, si se mantienen en el limbo de las palabras no dichas, pueden desaparecer solos, c...

Isabel Allende

poemas de amor de isabel allende


nunca, no pedir nada, esforzarse por ser los primeros en todo y no confiar en nadie. Alma

Isabel Allende


Las palabras son gratis, decía y se las apropiaba, todas eran suyas. ella sembró en mi cabeza la idea de que la realidad no es sólo como se percibe en la superficie, también tiene una dimensión mágica...

Isabel Allende


Me gustaría volar en una escoba y danzar con otras brujas paganas en el bosque a la luz de la luna, invocando las fuerzas de la tierra y ahuyentando demonios, quiero convertirme en una vieja sabia, ap...

Isabel Allende


La experiencia de ese año de enfermedad le infundió un ardiente deseo de vivir, como si el premio por el sufrimiento fuera haber descubierto la piedra filosofal, la esquiva sustancia de los alquimista...

Isabel Allende


... comprendieron que las incontables almas, así como cuanto hay en el universo, son partículas de un espíritu único, como gotas de agua de un mismo océano. Una sola esencia espiritual anima todo lo e...

Isabel Allende


El futuro no existe, (...), sólo contamos con el pasado para extraer experiencia y conocimiento, y el presente, que es apenas un chispazo, puesto que en el mismo instante se convierte en ayer.

Isabel Allende


Estaba en edad de tener una vida sexual activa, pensaba, eso era tan importante para el bienestar y la salud como el ejercicio y una dieta equilibrada, no debía permitir que el cuerpo se le secara.

Isabel Allende