Frases de Alejandro Dolina


71 frases de Alejandro Dolina


El amor depara dos máximas adversidades de opuesto signo: amar a quien no nos ama y ser amados por quien no podemos amar.


Se ha dicho, que el hombre hace todo lo que hace con el único fin de enamorar mujeres.


Cuánto más inteligente, profunda y sensible es una persona, más probabilidades tiene de cruzarse con la tristeza.


La envidia es acaso el peor de los pecados, el goloso come, el lujurioso verifica el acto venéreo, el avaro toma su dinero, en cambio el envidioso se reseca en...bueno, su envidia.


Nos vemos a nosotros mismos como seres reales, pero quizá somos nuestros propios y engañosos espejismo.


Solo existe el amor. Las otras cosas nobles apenas sirven para dignificarlo....Algunos hombres jamás lo encuentran. Para otros es apenas una estrella fugaz que ilumina un año, un mes, una semana o un ...


Yo tengo mucho cuidado con los pensamientos de orgullo propio porque conozco a tantos idiotas que se creen los reyes del corso que quien me asegura a mi que no soy uno mas de ellos.


Ignorar las consecuencias de los propios actos, eso es el infierno.


Solo los sueños y los recuerdos son verdaderos, ante la falsedad engañosa de lo que llamamos el presente y la realidad.


El arte es la rebelión del hombre ante la malvada estupidez de los sucesos cotidianos.


El arte y el amor son las pocas posibilidades de encuentro que el universo presenta.


Cada mujer que pasa frente a uno sin detenerse es una historia de amor que no se concretara nunca.


Cuando uno transita por un súbito desamor siente que el mundo se termina.


Si nos espera el olvido, tratemos de no merecerlo.


En el amor no existe el libre albedrío, nadie puede decidir de quién va a enamorarse.


No se puede ser artista si no se ha perdido algo, los poemas de amor satisfecho aparecen como una compadrada de mercaderes afortunados..


No hay sueño mas grande en la vida que el sueño del regreso. El mejor camino es el camino de vuelta, que es también el camino imposible.


Todos estamos condenados a un hechizo cósmico. El universo es irremediablemente fugitivo. Nadie puede detenerse..


Aprendan a soñar los que se contentan con sacar la loteria. . .


Las obras terminan cuando nosotros queremos. La vida, en cambio, sigue mas allá de lo bello y de lo bueno y termina en el momento menos conveniente, deshilachada, incompleta, prosaica.