Frases de Antoine de Saint-Exupéry


119 frases de Antoine de Saint-Exupéry


Haz de tu vida un sueño, y de tu sueño una realidad.


Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás.


Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía.


"Entonces te juzgarás a tí mismo. Lo cual es más díficil que juzgar a los demás, y si logras juzgarte bien, serás un verdadero sabio."


A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: ¿qué tono tiene su voz? ¿qué juegos prefiere? ¿l...


Lo bello del desierto es que en algún lugar esconde un pozo.


Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor.


Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible para los ojos.


Si busco en mis recuerdos los que me han dejado un sabor duradero,
si hago balance de las horas que han valido la pena, siempre me encuentro con aquellas que no me procuraron ninguna fortuna.


La huida no ha llevado a nadie a ningún sitio.


Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.


Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros se...


El amor es lo único que crece cuando se reparte.


El sentido de las cosas no está en las cosas mismas, sino en nuestra actitud hacia ellas.


La pura lógica es la ruina del espíritu.


Conoces lo que tu vocación pesa en ti. Y si la traicionas, es a ti a quien desfiguras; pero sabes que tu verdad se hará lentamente, porque es nacimiento de árbol y no hallazgo de una fórmula.


Solo se conocen bien las cosas que se domestican.


Ser necio de nacimiento es una enfermedad incurable.


Es una cuestión de disciplina, me decía más tarde el principito. Cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta.


El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo.