Frases de Carl Gustav Jung


41 frases de Carl Gustav Jung


El zapato que va bien a una persona es estrecho para otra: no hay receta de la vida que vaya bien para todos.


Ciencia es el arte de crear ilusiones convenientes, que el necio acepta o disputa, pero de cuyo ingenio goza el estudioso, sin cegarse ante el hecho de que tales ilusiones son otros tantos velos para ...


Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca.


Lo peor que le puede ocurrir a cualquiera es que se le comprenda por completo.


El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar.


El fanatismo es una sobrecompensación de la duda.


Todos nacemos originales y morimos copias.


Si existiera algo que quisiéramos cambiar en los chicos, en primer lugar deberíamos examinarlo y observar si no es algo que podría ser mejor cambiar en nosotros mismos.


Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la conciencia cósmica a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo ...


El hombre sano no tortura a otros, por lo general es el torturado el que se convierte en torturador.


Respecto a sus pacientes de más de 35 años de edad: No ha habido uno de ellos cuyo problema no haya sido en fin de cuentas el de hallar un concepto religioso de la vida.


El inconsciente es la historia de la humanidad desde los tiempos inmemoriales.


Los complejos son contenidos psíquicos que están fuera del control de la mente consciente. Se han escindido de la conciencia y llevan una existencia separada en el inconsciente, estando en todo moment...


Mientras más cristiano es el consciente de uno mismo, más paganamente se comporta el inconsciente.


A un hombre puedes quitarle sus dioses, pero solo para darle otros a cambio.


El intelecto por sí solo difícilmente puede abarcar toda la mente.


Existen tantas noches como días, y cada una dura lo mismo que el día que viene después. Hasta la vida más feliz no se puede medir sin unos momentos de oscuridad, y la palabra -feliz- perdería todo sen...


Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad... lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino...


Todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos.


La religión, vista como la cuidadosa observación de ciertos factores invisibles e incontrolables, y el tenerlos en cuenta, es una actitud instintiva que es propia del hombre, y las manifestaciones de ...