Frases de Eladia Blazquez


24 frases de Eladia Blazquez


Propongamos sin miedo una gran asamblea donde allí se proclame que la gente se ame contra viento y marea, desterrar la codicia, tirar la injusticia desde una azotea y colgar un letrero que diga te qui...


Porque aprecio la vida en su justa medida, al amor lo reinvento y al vivir cada instante, y al gozar cada intento, se que alcanzo lo grande con las alas del alma, desplegadas al viento.


Tu olvido, me río de tu olvido, nadie olvida así, un cariño sentido.


El pan y la casa, los chicos que crecen jugando en las plazas a pesar de todo, la vida ¡que hermosa!, siempre y sobre todo de todas las cosas.


Dejaste tu sol en mi destino, tu ardor sin miedo, tu credo de amor y ese afán, ¡ay...!. ¡Tu afán, por sembrar de esperanza el camino!.


Tal vez el día que se corte mi piolín, te veré, y sabré, que no hay fin.


El amor tiene un duende que ríe, que enciende, que crea y recrea y aunque al diablo le pese, retoña y florece y al mal lo voltea.


Quién tuviera el poder, de lograr detener, al amor que se va, se va.


Que ausencia cruel, de pan y miel cuando te fuiste.


Cómo vivir sin verte si se que pertenezco a esa región en donde la emoción le gana siempre a la razón, porque Argentina tiene locas golondrinas en el corazón, en donde la esperanza, siempre inventa al...


Merecer la vida es erguirse vertical más allá del mal, de las caídas. Es igual que darle a la verdad y a nuestra propia libertad la bienvenida.


Cuando nace un niño, como de costumbre, se enciende una estrella, para que lo alumbre.


Siempre hay un motivo, si encuentras el modo de sentirte vivo, a pesar de todo.


La copa está, solo apenas por la mitad pero tú, que felicidad... No la ves vacía, vuelve a mirar, imagina y vuelve a pensar que te puedes emborrachar, pero de alegría.


Continuemos el viaje que a nuestro coraje la fe lo acarrea.


Atesoro lo humano cuando tiendo las manos a favor del encuentro...Por la cosa más pura con la cual me alimento, por mi pan de ternura, con las alas del alma, desplegadas al viento.


Plata fina y reluciente y oro puro si los hay...en el alma de la gente, de Argentina y Uruguay. No nos separa el río, no nos separará...


Mi gente, mi casa, mi poco de fe... Me llaman, me emplazan, me dicen...volve.


Cómo vivir sin verte, si lejos de tu sol no se vivir.


Más allá de la historia de las vidas sin gloria, sin honor ni sustento; guardaré del que escribe su mejor pensamiento; quiero amar a quien vive con las alas del alma desplegadas al viento.