Frases de Emil Cioran


88 frases de Emil Cioran


Mi facultad de decepción sobrepasa el entendimiento. Ella es quien me hace comprender a Buda, pero también es ella quien me impide seguirlo.


Sin Dios todo es nada, y Dios no es más que la nada suprema.


La vida dura lo mismo que nuestros estremecimientos. Sin ellos, es polvo vital.


No tengo nacionalidad... el mejor estatus posible para un intelectual.


Me gustaría ser libre, inimaginablemente libre. Libre como un ser abortado.


El paraíso no era un lugar soportable, de lo contrario el primer hombre se hubiera adaptado a él; este mundo tampoco lo es, ya que en él se añora el paraíso o se da otro por seguro. ¿Qué hacer? ¿Dónde...


El deseo de desaparecer, porque las cosas desaparecen, emponzoño tan atrozmente mi sed de ser que, en medio de los resplandores del tiempo, el aliento se apagaba y el ocaso de las naturaleza me envolv...


Cuanto más aprendo a deleitarme en una ausencia de razones de ser o a actuar sin ninguna utilidad como no sea hacer más llevadero el tedio, más hombre soy. Labrador en el Sahara, ésa es su dignidad. U...


Todo proyecto es una forma de esclavitud.


Basta con que escuches en silencio y lo oirás todo. No existen ni verdad ni error, ni objeto ni figuración.


Después de haber inventado mundos y haberlos perdido por los espacios, de pronto se da uno cuenta de que anhela algo que fuera (el Yo) una sombra de ser en medio de una ausencia general de existencia.


Ser objetivo es tratar al prójimo como se trata a un objeto, a un muerto, es comportarse con él como un sepulturero.


El destino del hombre es agotar la idea de Dios.


El problema es que nunca he llorado, pues mis lágrimas se han transformado en pensamientos tan amargos como ellas.


El futuro solo se vuelve temible en cuanto uno no está seguro de poder matarse en el momento deseado.


Concebir un pensamiento, un solo y único pensamiento, pero que hiciese pedazos el universo.


Desde que estoy en el mundo, ese desde me parece cargado de un significado tan espantoso, que se torna insoportable.


La mentira es una forma de talento.


Soy un simple accidente; ¿Por qué tomármelo todo tan en serio?


Sin embargo, tú sigue tu camino y, como un sol escéptico, ilumínalo con los rayos de tu cólera pensadora.