Frases de George Orwell


201 frases de George Orwell


La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír.


Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír.


Lo característico de la vida actual no son la inseguridad y la crueldad, sino el desasosiego y la pobreza.


Veneré a rudyard kipling a los 13 años, lo aborrecí a los 17, lo disfruté a los 20, lo desprecié a los 25, y ahora de nuevo lo admiro bastante. Lo único que nunca pude hacer fue olvidarlo.


Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros.


No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura.


Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante.


El lenguaje político. . . Está diseñado para hacer que las mentiras suenen veraces y el homicidio respetable.


Opino que a los cincuenta, cada uno tiene la cara que se merece.


Pero si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento.


La manera más rápida de finalizar una guerra es perderla.


El lenguaje político está diseñado para hacer que las mentiras suenen verdaderas y el asesinato respetable, y para dar una apariencia de consistencia al puro viento.


En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario.


El lenguaje político está diseñado para que las mentiras parezcan verdades, el asesinato una acción respetable y para dar al viento apariencia de solidez.


El nacionalismo es hambre de poder atemperada por el auto engaño.


Cada guerra, cuando ocurre o antes de que ocurra, es representada no como una guerra, sino como un acto de defensa propia contra un maniático homicida.


Esta es la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había generado un acto de autosugestión.


Nada era del individuo, a no ser unos cuantos centímetros cúbicos dentro de su cráneo.


El gran enemigo del lenguaje claro es la mentira. Cuando hay una brecha entre lo que se piensa y lo que se dice, uno dice, por decirlo así, palabras más largas y más modismos, como una sepia tirando c...


Una sociedad jerarquizada solo es posible si se basa en la pobreza y en la ignorancia.