Frases de Thomas Edison


92 frases de Thomas Edison


La no violencia lleva a la más alta ética, lo cual es la meta de la evolución. Hasta que no cesemos de dañar a otros seres vivos, somos aún salvajes.


Toda persona debe decidir una vez en su vida si se lanza a triunfar, arriesgándolo todo, o si se sienta a ver el paso de los triunfadores.


Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito.


No he fallado. Simplemente he encontrado 10000 formas que no funcionan.


Mi mente es incapaz de concebir una cosa como el alma. Puede que esté errado y que el hombre tenga un alma, pero yo simplemente no lo creo.


El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de sudor.


No puedo creer en la inmortalidad del alma. . . No, todo lo que se dice sobre la existencia después de la tumba está mal. Es solo el producto de nuestra tenacidad hacia la vida. . . Nuestro deseo de s...


Una experiencia nunca es un fracaso, pues siempre viene a demostrar algo.


Que algo no funcione como tú esperabas no quiere decir que sea inútil.


Quien no se resuelve a cultivar el hábito de pensar, se pierde el mayor placer de la vida.


No sabemos ni un cienmillonésimo de nada.


Muchos fracasos de la vida han sido de hombres que no supieron darse cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron.


Nunca he visto la más mínima prueba científica de las ideas religiosas del cielo y el infierno, de la vida futura de los individuos, o de un Dios personal. En lo que concierne a la religión actual, se...


Nunca tuve un día de trabajo en mi vida, todo era diversión


Diablos, no hay reglas aquí - que estamos tratando de lograr algo.


Resultados! ¿Por qué, hombre, he recibido una gran cantidad de resultados. Conozco a varios miles de cosas que no funcionan.


Solo porque algo no hace lo que usted planeó para hacer no significa que es inútil.


Las grandes ideas se originan en los músculos.


Hay una forma de hacerlo mejor -encuéntrala.


Tengo amigos en monos cuya amistad no cambiaría por el favor de los reyes del mundo.