Frases de Pío Baroja


87 frases de Pío Baroja


Solo los tontos tienen muchas amistades. El mayor número de amigos marca el grado máximo en el dinamómetro de la estupidez.


Dejemos las conclusiones para los idiotas.


La vida de sacrificios es más agradable casi siempre que la de amarguras.


Así como la desgracia hace discurrir más, la felicidad quita todo deseo de análisis; por eso es doblemente deseable.


La literatura no puede reflejar todo lo negro de la vida. La razón principal es que la literatura escoge y la vida no.


En la vejez no se hace más que repetirse.


Viva el buen vino, que es el gran camarada para el camino.


El hombre: un milímetro por encima del mono cuando no un centímetro por debajo del cerdo.


El psicoanálisis es el cubismo de la medicina.


Buscar la unanimidad por la violencia es labor baldía.


El cemento armado es una musa honesta y útil, y quizá en manos de un arquitecto genial sería admirable; pero cuando se desmanda y se siente atrevida, como una cocinera lanzada a cupletista, hace tales...


La burocracia en los países latinos parece que se ha establecido para vejar al público


A una colectividad se le engaña siempre mejor que a un hombre.


La historia es siempre una fantasía sin base científica, y cuando se pretende levantar un tinglado invulnerable y colocar sobre él una consecuencia, se corre el peligro de que un dato cambie y se veng...


Siempre es simpático el que triunfa.


Es que la verdad no se puede exagerar. En la verdad no puede haber matices. En la semi-verdad o en la mentira, muchos.


Son los inocentes y no los sabios los que resuelven las cuestiones difíciles.


Cuando uno se hace viejo, gusta más releer que leer.


Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta.


El mérito para los snobs es hacer siempre descubrimientos. Así han llegado al dadaísmo, al cubismo y a otras estupideces semejantes.