Frases de Winston Churchill


frases de Winston Churchill
218 frases de Winston Churchill


A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada.


El diplomático es una persona que primero piensa dos veces y finalmente no dice nada.


Me gustaría vivir eternamente, por lo menos para ver cómo en cien años las personas cometen los mismos errores que yo.


El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin pérdida de entusiasmo.


Quien habla mal de mí a mis espaldas mi culo contempla.


Las citas, cuando quedan esculpidas en nuestra memoria, nos sugieren pensamientos originales; además, despiertan en nosotros el deseo de leer a los autores de los cuales han sido tomadas.


El mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante medio.


el pesimista siempre ve la dificultad en cada oportunidad,
el optimista ve la oportunidad en cada dificultad


Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.


Una buena conversación debe agotar el tema, no a los interlocutores.


Nunca en el campo de los conflictos humanos, tantos le debieron tanto, a tan pocos.


Sería una gran reforma en la política el que se pudiera extender la cordura con tanta facilidad y tanta rapidez como la locura.


La dictadura, devoción fetichista por un hombre, es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no puede expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la p...


No dejéis el pasado como pasado, porque pondréis en riesgo vuestro futuro.


Existen tres tipos de personas; aquellas que se preocupan hasta la muerte, las que trabajan hasta morir y las que se aburren hasta la muerte.


Aunque personalmente me satisfaga que se hayan inventado los explosivos, creo que no debemos mejorarlos.


Los hombres y los reyes deben juzgarse por su actuación en los momentos críticos de sus vidas.


Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad.


La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra solo se muere una vez.


La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor.