Poemas de gabriel garcia marquez cortos ( 4 )

Poemas de gabriel garcia marquez cortos. Encuentra docenas de poemas de gabriel garcia marquez cortos con fotos para copiar y compartir.



Anda, niña- le dijo temblando de rabia-: dinos quién fue.

Ella se demoró apenas el tiempo necesario para decir el nombre. Lo buscó en las tinieblas, lo encontró a primera vista entre los tantos...

Gabriel García Márquez


Cinco minutos después, volando sobre la nieve rosada de los Andes al atardecer, tomé conciencia de que las seis semanas que dejaba detrás no eran las más heroicas de mi vida, como lo prentendía al lle...

Gabriel García Márquez


poemas de gabriel garcia marquez cortos


Poco antes del final, con un destello de júbilo, se dio cuenta de pronto que nunca había estado tan cerca de alguien a quien amaba tanto

Gabriel García Márquez


... que carajo, si al fin y al cabo cuando yo me muera volverán los políticos a repartirse esta vaina como en los tiempos de los godos, ya lo verán, decía, se volverán a repartir todo entre los cura, ...

Gabriel García Márquez


Los liberales, le decía, eran masones; gente de mala índole, partidaria de ahorcar a los curas, de implantar al matrimonio civil y el divorcio, de reconocer iguales derechos a los hijos naturales que ...

Gabriel García Márquez


A los ochenta y un años tenía bastante lucidez para darse cuenta de que estaba prendido a este mundo por unas hilachas tenues que podían romperse sin dolor con un simple cambio de posición durante el ...

Gabriel García Márquez


poemas de gabriel garcia marquez cortos


las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra

Gabriel García Márquez


Qué pasaba en el mundo que nadie conocía la mano fugitiva de amante en el olvido que iba dejando un reguero de adioses inútiles desde la ventanilla de cristales virados de un tren inagural que atraves...

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


Contéstale que sí. Aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no

Gabriel García Márquez



Pues en Cartagena no estaban preservadas (las estatuas) contra el óxido del tiempo sino todo lo contrario: se preservaba el tiempo para las cosas que seguían teniendo la edad original mientras los sig...

Gabriel García Márquez


En la escuela desportillada donde experimentó por primera vez la seguridad del poder, a pocos metros del cuarto donde conoció la incertidumbre del amor, Arcadio encontró ridículo el formalismo de la m...

Gabriel García Márquez


Era inevitável: o cheiro das amêndoas amargas lhe lembrava sempre o destino dos amores contrariados."

"Era inevitable el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino ...

Gabriel García Márquez


Cuando dieron por fin con la casa, Abrenuncio se despidió en la puerta con una sentencia de Horacio.
«No sé latín», se excusó el marqués.
«Ni falta que hace», dijo Abrenuncio. Y lo hizo en latín...

Gabriel García Márquez



Descubrí que mi obsesión de que cada cosa estuviera en su puesto, cada asunto en su tiempo, cada palabra en su estilo, no era el premio merecido de una mente en orden, sino al contrario, todo un siste...

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


Pues el milagro militar ha hecho muchos más ricos a muy pocos ricos, y ha hecho mucho más pobres al resto de los chilenos.

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


No me hables de política"-le decía el coronel-"Nuestro asunto es vender pescaditos

Gabriel García Márquez


Se había cansado de esperar al hombre que se quedó, a los hombres que se fueron, a los incontables hombres que erraron el camino de su casa confundidos por la incertidumbre de las barajas.

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


También de allí puede venir mi convicción de que son ellas las que sostienen el mundo, mientras los hombres lo desordenamos con nuestra brutalidad histórica.

Gabriel García Márquez


La ciudad estaba sumergida en su marasmo de siglos, pero no faltó quien vislumbrara el rostro macilento, los ojos fugaces del caballero incierto con sus tafetanes de luto, cuya carroza abandonó el rec...

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


Y sólo encontró el recuerdo de Bernada enaltecido por la soledad.
Y cuanto más quería envilecerla más se la idealizaban los recuerdos

Gabriel García Márquez


Y sin darle tiempo al pánico se liberó de la materia turbia que le impedía vivir. Le confesó que no tenía un instante sin pensar en ella, que cuanto comía y bebía tenía el sabor a ella, que la vida er...

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


Así continuaron viviendo en una realidad escurridiza, momentáneamente capturada por las palabras, pero que había de fugarse sin remedio cuando olvidaran los valores de la letra escrita.

Gabriel García Márquez


No había ningún misterio en el corazón de un Buendía que fuera impenetrable para ella, porque un siglo de naipes y de experiencia le había enseñado que la historia de la familia era un engranaje de re...

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


Son perfectas -le oía decir con frecuencia-. Cualquier hombre será feliz con ellas, porque han sido criadas para sufrir.

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


pregunté al portero si estaban permitidas las visitas de amigas de medianoche, y él me dio su respuesta sabia: ?Está prohibido, señor, pero yo no veo lo que no debo.

Gabriel García Márquez


Lo único cierto era que se llevaron todo: el dinero, las brisas de diciembre, el cuchillo del pan, el trueno de las tres de la tarde, el aroma de los jazmines, el amor. Sólo quedaron los almendros pol...

Gabriel García Márquez



No sentía sed ni hambre. No sentía nada, aparte de una indeferencia general por la vida y la muerte. Pensé que me estaba muriendo. Y esa idea me llenó de una extraña y oscura esperanza.

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


El hambre de tierra, el cloc cloc de los huesos de sus padres, la impaciencia de su sangre frente a la pasividad de Pietro Crespi estaban relegados al desván de la memoria.

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


No era comprensible que una mujer con aquel espíritu hubiera regresado a un pueblo muerto, deprimido por el polvo y el calor

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


No se le había ocurrido pensar hasta entonces que la literatura fuera el mejor juguete que se había inventado para burlarse de la gente (...)

Gabriel García Márquez


Contra las escandalizadas protestas de Úrsula, que lo lloró con más dolor que a su propio padre, José Arcadio Buendía se opuso a que lo enterraran. «Es inmortal ?dijo? y él mismo reveló la fórmula de ...

Gabriel García Márquez


Pero hacia las siete de la noche las ventanas se abrian de golpe para convocar el aire fresco que empezaba a moverse, y una muchedumbre jubilosa se echaba a las calles sin ningun otro proposito distin...

Gabriel García Márquez


Siempre había escogido al azar las novias de una noche más por el precio que por los encantos, y hacíamos amores sin amor, medio vestidos las más de las veces y siempre en la oscuridad para imaginarno...

Gabriel García Márquez


Entonces acababa de cumplir 20 años, era viudo reciente y rico, estaba deslumbrado por la coronación de Napoleón Bonaparte, se había hecho masón, recitaba de memoria en voz alta sus páginas favoritas ...

Gabriel García Márquez


Descubrí que mi obsesión de que cada cosa estuviera en su puesto, cada asunto en su tiempo, cada palabra en su estilo, no era el premio merecido de una mente en orden, sino al contrario, todo un siste...

Gabriel García Márquez


Desde la escuela primaria le había picado la ventolera de ser cubano, y terminó por serlo más y mejor que si lo hubiera sido. Hablaba, comía, pintaba, se vestía, se enamoraba, bailaba y vivía su vida ...

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo.

Gabriel García Márquez


Cuando estaba solo, José Arcadio Buendía se consolaba con el sueño de los cuartos infinitos. Soñaba que se levantaba de la cama, abría la puerta y pasaba a otro cuarto igual, con la misma cama de cabe...

Gabriel García Márquez

poemas de gabriel garcia marquez cortos


La fama es una señora muy gorda que no duerme con uno, pero cuando uno despierta está siempre mirándonos frente a la cama.

Gabriel García Márquez


Meme recordaba los detalles sin arrepentimiento y hablaba de las cosas más extravagantes con un irreprimible deseo de vivirlas de nuevo o con el dolor que le proporcionaba la evidencia de que no las v...

Gabriel García Márquez

  • <<   
  • 1   
  • 2   
  • 3   
  • 4