Frases de George Brassens


30 frases de George Brassens


La amistad no pide nada a cambio, salvo mantenimiento.


El mejor vino no es necesariamente el más caro, sino el que se comparte.


Y he aquí la muerte, la muerte que siempre vuelve a empezar...


Dios, si existe, exagera.


Con veinte años el corazón sigue a los ojos.


La única revolución es intentar mejorar uno mismo esperando que los demás también lo hagan.


No hay como los imbéciles que saben hacer bien el amor.


A la compañera de viaje, cuyos ojos, encantador paisaje, hacen parecer corto el camino.


Morir por las ideas, de acuerdo; pero de muerte lenta.


El gorila es superior al hombre en el abrazo. Muchas mujeres te lo dirán.


Que en lugar de apuntar hacia un enemigo difuso, es mejor esperar que se torne en amigo, es mejor contar hasta diez con el palo en la mano, es mejor dejar una salva para mañana.


Si el Padre Eterno existe, a fin de cuentas, el ve que no me comporto peor que si fuera un creyente.


¿Nunca has, en sueños, en el cielo de otra cama contado nuevas estrellas...?.


Para conocer a una mujer hace falta toda una vida.


No nos hagáis beber, ¡oh!, no, esas aguas minerales, benditas o lustrales, sino buen vino, ¡por lo que más queráis!.


Hay días en los que a Cupido no le calienta nada.


El menú que más conforta en sus labios lo hallaré.


Tengo verdadero talento para unir unas palabras con otras, pero no creo que se trate de verdadera poesía. Es una especie de habilidad, una ternura que pongo en mis canciones.


Sin técnica un don no es más que una sucia manía.


si mi rostro tiene algunas arrugas recordad que a mi edad desearíais estar como yo.