Frases de Immanuel Kant


146 frases de Immanuel Kant


La existencia de la Biblia como texto para el pueblo es el más valioso bien que posee el género humano. Todo intento de menospreciarla constituye un crimen contra la humanidad.


Tres cosas ayudan a sobrellevar las dificultades: La esperanza, el sueño y la risa


Pensamientos sin contenidos son vacíos; intuiciones sin conceptos son ciegas.


En la vida conyugal, la pareja unida no tiene que formar más que una sola persona moral, animada y gobernada por el entendimiento del hombre y por el gusto de la mujer.


El hombre es celoso si ama; la mujer también, aunque no ame.


El sueño es un arte poético involuntario.


Dos cosas llenan el animo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes, cuanto con mas frecuencia y aplicación se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado sobre mi y la ley moral en mi...


Obra de tal manera que trates a los demás como un fin y no como medio para lograr tus objetivos.


La felicidad no brota de la razón sino de la imaginación.


En las tinieblas la imaginación trabaja más activamente que en plena luz.


Las cualidades sublimes infunden respeto; las bellas, amor.


No inviertas todo tu tiempo en un solo esfuerzo, porque cada cosa requiere su tiempo.


¡Atrévete a pensar!.


Tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre. El hombre no es más que lo que la educación hace de él.


No se puede aprender filosofía, tan solo se puede aprender a filosofar.


Es absolutamente necesario persuadirse de la existencia de Dios; pero no es necesario demostrar que Dios existe.


Obra de modo que la máxima de tu voluntad pueda ser en todo tiempo principio de una ley general.


Lo único que es un fin en sí mismo es el hombre, nunca puede ser utilizado como medio.


Con las piedras que con duro intento los críticos te lanzan, bien puedes erigir tu monumento.


Como el camino terreno está sembrado de espinas, Dios ha dado al hombre tres dones: la sonrisa, el sueño y la esperanza.