Frases de Oscar Wilde ( 4 )


frases de Oscar Wilde
686 frases de Oscar Wilde


Cuando se está enamorado, comienza uno por engañarse a sí mismo y acaba por engañar a los demás. Esto es lo que el mundo llama una novela.


Desde el punto de vista artístico la moda una forma de fealdad tan intolerable que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses.


Solo publican memorias aquellas personas que ya han perdido totalmente la memoria.


Los músicos son terriblemente irrazonables. Siempre quieren que uno sea totalmente mudo en el preciso momento que uno desea ser completamente sordo.


El valor de una idea no tiene nada que ver con la sinceridad del hombre que la expresa.


En los mejores días del arte no existían los críticos del arte.


La experiencia no tiene valor etico, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores. Demuestra que el futuro será idéntico al pasado.


Cuando el público dice que una obra es oscura en exceso, quiere decir que el artista ha dicho o hecho algo hermoso y, además, original; cuando describe una obra como obscena en exceso, quiere decir qu...


Los ideales son peligrosos. La realidad hiere, pero es mejor.


El deber... el vínculo más estéril entre un hombre y otro.


La religión es el sustituto elegante de la fe.


La rebeldía a los ojos de todo aquel que haya leído algo de historia, es la virtud original del hombre.


Hacer una buena ensalada es como ser un diplomático brillante; el problema es el mismo en ambos casos: saber con exactitud la cantidad de aceite que hay que mezclar con el vinagre.


Todo pensamiento es inmoral. La destrucción está en su propia naturaleza. Pensar en una cosa es matarla. Nada sobrevive cuando es objeto de pensamiento.


El pecador debe arrepentirse. Pero ¿por qué? Sencillamente porque de otro modo sería incapaz de darse cuenta de lo que ha hecho. El momento del arrepentimiento es el momento de la iniciación.


Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.


Si quieres destruir a un hombre, enséñale a jugar al ajedrez.


La razón por la que todos pensamos tan bien de los demás es porque tenemos miedo de nosotros mismos. La base del optimismo es puro terror.


Solo podemos dar una opinión imparcial sobre las cosas que no nos interesan, sin duda por eso mismo las opiniones imparciales carecen de valor.


El progreso es la realización de las utopías.