Federico garcia lorca mi otono enajenado ( 2 )

Federico garcia lorca mi otono enajenado. Encuentra docenas de federico garcia lorca mi otono enajenado con fotos para copiar y compartir.


federico garcia lorca mi otono enajenado


¡No me mires más! Si quieres te daré mis ojos, que son frescos, y mis espaldas para que te compongas la joroba que tienes

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Siempre has sido lista. Has visto lo malo de las gentes a cien leguas... Pero los hijos son los hijos. Ahora estás ciega

Federico García Lorca


federico garcia lorca mi otono enajenado


Un muerto en España está más vivo como muerto que en ningún sitio del mundo

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


La nieve del alma tiene copos de besos y escenas que se hundieron en la sombra o en la luz del que las piensa

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Con el alma de charol vienen por la carretera. Hunched y nocturnos, donde se respiran imponen el silencio de goma oscura, y el miedo de arena fina.

Federico Garcia Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


La mujer no ha nacido para que se le comprenda, sino para que se le ame

Federico García Lorca


federico garcia lorca mi otono enajenado


Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan solo ahora la hemos de gozar.

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Los pueblos son libros. Las ciudades periódicos mentirosos

Federico García Lorca


federico garcia lorca mi otono enajenado


¡Es tan triste la vida en el cementerio! ¡Rana, empieza tu cantar!

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


El toreo es la riqueza poética y vital mayor de España

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Nada turba los siglos pasados. No podemos arrancar un suspiro de lo viejo

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


No me gusta andar de noche. La noche se hizo para dormir

Federico García Lorca


federico garcia lorca mi otono enajenado


¿Si la esperanza se apaga y la Babel se comienza qué antorcha iluminará los caminos en la Tierra?

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Un reposo claro y allí nuestros besos, lunares sonoros del eco, se abrirían muy lejos. Y tu corazón caliente, nada más

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


El español que no ha estado en América no sabe qué es España

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Oye, hijo mío, el silencio. Es un silencio ondulado, un silencio, donde resbalan valles y ecos y que inclina las frentes hacia el suelo

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


La creación poética es un misterio indescifrable, como el misterio del nacimiento del hombre. Se oyen voces, no se sabe de dónde, y es inútil preocuparse de dónde vienen

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Esperando, el nudo se deshace y la fruta madura

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


La soledad es la gran talladora del espíritu

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


El primer beso que supo a beso y fue para mis labios niños como la lluvia fresca

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Es un arca de besos de bocas ya cerradas, es eterna cautiva, del corazón hermana

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


La armonía hecha carne tú eres el resumen genial de lo lírico. En ti duerme la melancolía, el secreto del beso y del grito

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Cuando sale la luna se pierden las campanas y aparecen las sendas impenetrables Cuando sale la luna, el mar cubre la tierra y el corazón se siente isla en el infinito

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar y el caballo en la montaña

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Andalucía es increíble. Oriente sin veneno. Occidente sin acción

Federico García Lorca


federico garcia lorca mi otono enajenado


Y aunque no me quisieras te querría por tu mirar sombrío como quiere la alondra al nuevo día, solo por el rocío

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Porque eso son los viejos: la cuerda, la ligazón que hay entre la vida y el abismo de la muerte

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Los árboles que cantan se tronchan y se secan. Y se tornan llanuras las montañas serenas. Mas la canción del agua es una cosa eterna

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


No soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja, sino un pulso herido que presiente el más alla

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


La lluvia tiene un vago secreto de ternura, algo de soñolencia resignada y amable. Una música humilde se despierta con ella que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Desván donde el polvo viejo congrega estatuas y musgos, cajas que guardan silencio de cangrejos devorados en el sitio donde el sueño tropezaba con su realidad.

Federico García Lorca


Tenía frio y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua; pedía libros, es decir horizontes, es decir escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológi...

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Verde que te quiero verde

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


La nostalgia terrible de una vida perdida, el fatal sentimiento de haber nacido tarde, o la ilusión inquieta de un mañana imposible con la inquietud cercana del dolor de la carne.

Federico García Lorca


Cuando el chino lloraba en el tejado sin encontrar el desnudo de su mujer y el director del banco observaba el manómetro que mide el cruel silencio de la moneda, el mascarón llegaba a Wall Street.

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


¡Qué esfuerzo! ¡Qué esfuerzo del caballo por ser perro! ¡Qué esfuerzo del perro por ser golondrina! ¡Qué esfuerzo de la golondrina por ser abeja!

Federico García Lorca

federico garcia lorca mi otono enajenado


Con una aguja de hacer calceta, ensartaría yo las lenguas murmuradoras.

Federico García Lorca


El corazón
Que tenía en la escuela
Donde estuvo pintada
La cartilla primera
¿Está en ti
Noche negra
Frío frío
Como el agua
Del río.
El primer beso
Que supo a be...

Federico García Lorca


Le atrajeron con engaños,
que el creyó, por su desdicha,
y se acercó, satisfecho,
con sus buques, a la orilla.
¡Malhaya el corazón noble
que de los malos se fía!,
que al poner el pie...

Federico García Lorca