Poema a la monja blanca

Poema a la monja blanca. Encuentra docenas de poema a la monja blanca con fotos para copiar y compartir.



Sombra Y Rito de Amor...

Sombra y rito de amor:
di tú ángel visible
cuya existencia se fragua en la insumisión
a la palabra y a su asilo
di tú ángel adelgazado por el silencio,
esbeltísimo en lo call...

Blanca Andreu


Oceánidos Ii

Ay ballestas de plata
sobre los matorrales
de la espuma
que lanzáis como flechas
vuestro cuerpo en el salto.

Ay sabios adivinos
voladores
delicados
délficos
delfines.

Tórtolas de las a...

Blanca Andreu



poema a la monja blanca


Donde hay fe hay amor, donde hay amor hay paz, donde hay paz esta Dios y donde está dios no falta nada.

Blanca Cotta


Yo Sola Oscura...

Yo sola oscura por azoteas con alas amontonadas por la quietud y por la
muerte agrandadas y por cantos diciéndote ay condúceme con mi corazón
desconocido a la puerta de las tiendas ...

Blanca Andreu


Escucha, Escúchame...

Escucha, escúchame, nada de vidrios verdes o doscientos días
de historia, o de libros
abiertos como heridas abiertas, o de lunas de Jonia y cosas así,
sino solo beber yedra mala...

Blanca Andreu


Marina Del Color Del Amor

Eres la estrofa azul, el poema verde
que mi amor me recita con su sonrisa roja
que me canta mi amor
con alma gigantesca y dedos negros.

Eres el verso azul inacabable
hecho ...

Blanca Andreu



poema a la monja blanca


Nadie desaparece del todo de la vida de uno, si ha sabido imprimir buenas huellas en el recuerdo.

Blanca Cotta

poema a la monja blanca


Quizás el arte de gobernar sea precisamente eso: el arte de saber valorar al pueblo y esforzarse por alentar y cumplir sus sueños.

Blanca Cotta


Tenía yo monumentos de bronce, de lapislázuli, de alabastro... y de piedra caliza blanca... e inscripciones de arcilla cocida... Lo deposité en los fundamentos y lo dejé para tiempos futuros.

Esarhaddon



poema a la monja blanca


Regreso a la Casa Blanca más decidido y más inspirado que nunca sobre la tarea que nos aguarda y el futuro que tenemos por delante

Barack Obama


Cultivo una rosa blanca. En julio como en enero para el amigo sincero que me da su mano franca. Y para cruel que me arranca el corazón con que vivo cardo ni ortiga cultivo; cultivo una rosa blanca.

José Martí


...sentirás que la naturaleza te entrega sin reserva la inexhausta belleza de la vida. Yo sé que el Chimborazo, como buen caballero y amigo, te enviará su blanca filosofía de paz inconmovible.

Luis Alberto Costales


No existe una América liberal y una América conservadora, existen los Estados Unidos de América. No existe una América negra y una América blanca, una América de latinos y una América de asiáticos, ex...

Barack Obama



poema a la monja blanca


¿Cuántos caminos tiene que andar un hombre antes de que le llaméis hombre? ¿Cuántos mares tiene que surcar la paloma blanca antes de poder descansar en la arena?

Bob Dylan

poema a la monja blanca


Dios no es el mar, está en el mar, riela como luna en el agua, o aparece como una blanca vela; en el mar se despierta o se adormece

Antonio Machado

poema a la monja blanca


Si alguna vez me sucede algo, busca una pluma blanca y sabrás que estoy ahí, siempre velando por ti

John Lennon

poema a la monja blanca


Pasa sobre la nave graznando una gaviota, epilépticamente la dura hélice gira y en la estela agitada la blanca espuma flota...

Abraham Valdelomar

poema a la monja blanca


¿Eres tú,. Guadarrama, viejo amigo, la sierra gris y blanca,la sierra de mis tardes madrileñas que yo veía en el azul pintada?

Antonio Machado


Hacia tus pies resbalo, a las ocho aberturas, de tus dedos agudos, lentos, peninsulares, y de ellos el vacío de la sábana blanca caigo, buscando ciego y hambriento tu contorno de vasija quemante.

Pablo Neruda

poema a la monja blanca


Esto sirve para tranquilizarnos la conciencia, hija -explicaba a Blanca-. Pero no ayuda a los pobres. No necesitan caridad, sino justicia

Isabel Allende


Hoy, afrontamos esencialmente la misma elección que afrontamos en 2000, aunque eso puede parecer más obvio ahora. John McCain, un hombre que se ha ganado nuestro respeto en muchos niveles, ahora está ...

Al Gore


La carne es extremadamente débil, y no tanto por su culpa, pues el espíritu, cuyo deber, en un principio, sería levantar una barrera contra todas las tentaciones, es siempre el primero en ceder, en iz...

José Saramago


Empiezo a desear un lenguaje parco como el que usan los amantes, palabras rotas, palabras quebradas, como el roce de las pisadas en la acera, palabras de una sílaba como las que usan los niños cuando ...

Virginia Woolf

poema a la monja blanca


Buscaba amistad y encontre amor.
Buscaba comprencion y te encontre a ti. Solo queria esta bien acompa~ada y me halle amada.
Gracias por llegar a mi vida amigo, mi mejor amigo!!!

Maraji


Madre quedara tu recuerdo impregnado de aromas de fragancias sutiles que el viento traera y por sola y lejana que algún día te sienta tu sonrisa pequeña siempre me alentara , quedara  en mi grabado lo...

BLANCA E TORRES

poema a la monja blanca


Tal vez la muerte sea un obligado volver a empezar para poder inventar sueños nuevos.

Blanca Cotta



poema a la monja blanca


EL AMOR ES UN SENTIMIENTO QUE SOLO LO DEBE SENTIR LA PERSONA QUE TIENE A DIOS EN SU SER.....

BLANCA LUZ


Sábana de Arriba

Me instalé cuidadosamente doblado
entre la ropa blanca del closet
Sacaste las sábanas de tu cama
y me pusiste de sábana de arriba

Te deslizaste debajo de las tapas
y te cubrí centím...

Oscar Hahn


Metempsicosis

Yo fui un soldado que durmió en el lecho
de Cleopatra la reina. Su blancura
y su mirada astral y omnipotente.
Eso fue todo.

¡Oh mirada! ¡oh blancura! y oh, aquel lecho
en que estaba ra...

Rubén Darío


Xviii

¡Qué hermoso es ver el día
coronado de fuego levantarse,
y a su beso de lumbre
brillar las olas y encenderse el aire!

¡Qué hermoso es tras la lluvia
del triste Otoño en la azulada tard...

Gustavo Adolfo Becquer


Toda Tú

Toda tú eres santuario,
toda blanca;
se ha llenado tu cuerpo de designios.
Tienes la santidad de la esperanza
y la paz
generosa
de los lirios.
Toda tú eres milagro,
das tu lecho
de altas aren...

Manuel José Arce


Misal de La Virgen

-Usted nunca tuvo hijos.
-No. Aunque, un día, cuando era chica, surgieron de mí, de mi pelvis, tres
lagartos. En cartílago grueso y anillado. Tres.
-Eh.
-Sí. Iban por la hierba. Al...

Marosa di Giorgio


A Berta

Ya que eres grata como el cariño
ya que eres bella como el querub,
ya que eres blanca como el armiño,
¡sé siempre ingenua, sé siempre tú!

El torpe engaño que el vicio fragua
nunca se aviene ...

Salvador Díaz Mirón


Palabras En La Noche

Cecilia, dulce amiga. Hoy yo quisiera hablarte
con la verdad que nace de un corazón pequeño.
Decirte cómo un día yo quise condenarte.
A ti que fuiste solo la luz para mi sueño.

...

Carlos Bousoño


La Compañera

A Cintio Vitier

A veces se la encuentra
en mitad del camino de la vida
y ya todo está bien. No importa nada.
No importa el ruido, ni la ciudad, ni la máquina.
No te importa. La llevas d...

Eugenio Florit


Magia de La Noche

Era la noche cálida como lo son tus ojos,
gruta de magia blanca era la noche.
Era la noche cómplice, bajo qué estrellas rotas
cobijamos el sueño de una noche,
de un verano sin noche...

Abelardo Linares

poema a la monja blanca


Quiero Ser Todo En El Amor

Quiero ser todo en el amor
el amante
la amada
el vértigo
la brisa
el agua que refleja
y esa nube blanca
vaporosa
indecisa
que nos cubre un instante.

Claribel Alegría


En El Sopor Azul E Hirviente de La Siesta...

En el sopor azul e hirviente de la siesta,
el jardín arde al sol. Huele a rosas quemadas.
La mar mece, entre inmóviles guirnaldas de floresta,
una diamant...

Juan Ramón Jiménez


Jardín

La sonrisa apagada y el jardín en la sombra.
Un mundo entre los labios que se aprietan en lucha.
Bajo mi boca seca que la tuya aprisiona
siento los dientes fuertes de tu fiel calavera.

Hay un...

Pablo García Baena


La Tierra Que Era Mía

Únicamente por reunirse con Sofía Kühn,
amante de trece años, Novalis creyó en el otro mundo;
mas yo creo en soles, nieves, árboles,
en la mariposa blanca sobre una rosa roja,
e...

Jorge Gaitán Durán