El dolor empieza a columpiarse en el olvido ( 2 )

El dolor empieza a columpiarse en el olvido. Encuentra docenas de el dolor empieza a columpiarse en el olvido con fotos para copiar y compartir.


el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Todos los momentos de placer se hallan contrapesados por un grado igual de dolor o de tristeza.

Jonathan Swift

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El placer es el bien primero. Es el comienzo de toda preferencia y de toda aversión. Es la ausencia del dolor en el cuerpo y la inquietud en el alma.

Epicuro


el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El trabajo que nunca se empieza es el que tarda más en finalizarse.

J. R. R. Tolkien

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


La muerte no es más que un sueño y un olvido.

Mahatma Gandhi

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Mi libertad se termina donde empieza la de los demás.

Jean Paul Sartre

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Dos especies de lágrimas tienen los ojos de la mujer: de verdadero dolor y de despecho.

Pitágoras


el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El dolor silencioso es el más funesto.

Jean Baptiste Racine

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El arte de la vida es el arte de evitar el dolor.

Thomas Jefferson

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Una posición eminente sin nobleza de carácter, culto sin veneración, prácticas funerarias sin sincero dolor: he aquí situaciones que no soporto.

Confucio


el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Dios mueve al jugador y éste la pieza ¿qué dios detrás de dios la trama empieza?.

Jorge Luis Borges

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El dolor es más fuerte entre los más fuertes. Como el cáncer.

Antonio Gala

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Llevadme, por piedad, a donde el vértigo con la razón me arranque la memoria. ¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme con mi dolor a solas!.

Gustavo Adolfo Bécquer

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


En nuestra felicidad vivimos. En nuestro dolor observamos la vida.

José Narosky


el dolor empieza a columpiarse en el olvido


La corona real no quita el dolor de cabeza.

George Herbert

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Nadie puede librar a los hombres del dolor, pero le será perdonado a aquel que haga renacer en ellos el valor para soportarlo.

Selma Lagerlof

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El dolor es, él mismo, una medicina.

William Cowper

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Con un olor de olvido en los cabellos, con un sonar de venas misteriosas.

Vicente Huidobro

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El amor es un ardiente olvido de todo.

Victor Hugo

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El dolor quema mucha superficialidad.

Oswald Chambers

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


La poesía nace del dolor. La alegría es un fin en sí misma.

Jorge Luis Borges

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El amor que no es todo dolor, no es todo amor.

Antonio Porchia

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


La caridad bien entendida empieza por uno mismo.

Refrán

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


A cualquier dolor, paciencia es lo mejor.

Refrán

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Así voy sin ti: perdido por entre gentes que anulan nuestro amor bajo su olvido.

Jorge Guillén

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Dios ha puesto el placer tan cerca del dolor que muchas veces se llora de alegría.

George Sand

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El dolor es para la humanidad un tirano más terrible que la misma muerte.

Albert Schweitzer


el dolor empieza a columpiarse en el olvido


No olvida quien finge olvido, sino quien puede olvidar.

Alejandro Sanz

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Cuando el dolor es insoportable, nos destruye; cuando no nos destruye, es que es soportable.

Marco Aurelio

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


No hay mayor dolor que recordar los tiempos felices desde la miseria.

Dante Alighieri

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


¡Dejadme escapar de la mentirosa y criminal ilusión de la felicidad! Dadme
trabajo, cansancio, dolor y entusiasmo.

George Sand


¡Ay que larga es esta vida! / ¡qué duros estos destierros! / ¡esta cárcel, estos hierros / en que el alma está metida! / Solo esperar la salida me causa dolor tan fiero, / que me muero porque no muero...

Santa Teresa de Jesús

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


La ostra enferma porque lleva la perla, y tu da gracias al cielo que te ennoblece con el dolor.

Friedrich Ruckert

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


La caridad bien entendida empieza por uno mismo, y generalmente acaba ahí.


Conocer los senderos de la sabiduría es una aventura más arriesgada que dirigirse a la guerra, porque en la guerra se encuentra el dolor y la muerte, pero en la sabiduría, el eterno sufrimiento el alm...

theron

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


Lo malo de una mujer con el corazón roto es que empieza a repartir los pedazos.


Se logra olvidar, o solo pretendemos que no paso nada?...para mi que no se olvida, se va por la vida amando no olvidando...
nunca se termina bien...porque por algo se termina y si no hay un dolor, au...

Maria Victoria Bottazzi

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El amor verdadero empieza cuando no se espera nada a cambio.

Antoine de Saint-Exupéry

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


El dolor está en nuestra vida cotidiana, en el sufrimiento escondido, en la renuncia que hacemos y culpamos al amor por la derrota de nuestros sueños.

Paulo Coelho

el dolor empieza a columpiarse en el olvido


No se acaba el amor solo con decir adiós, hay que tener presente que el estar ausente no anula el recuerdo, ni compra el olvido, ni nos borra del mapa.

Ricardo Arjona


Soy

Soy el que sabe que no es menos vano
que el vano observador que en el espejo
de silencio y cristal sigue el reflejo
o el cuerpo (da lo mismo) del hermano.

Soy, tácitos amigos, el que sabe
que no...

Jorge Luis Borges