Frases de desgracia



La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.

Joaquín Sabina


Dichosísimo aquel que corriendo por entre los escollos de la guerra, de la política y de las desgracias públicas, preserva su honor intacto.

Simón Bolívar




El hombre puede soportar las desgracias que son accidentales y llegan de fuera. Pero sufrir por propias culpas, ésa es la pesadilla de la vida.

Oscar Wilde


Cuando la desgracia se asoma a la ventana, los amigos no se acercan a mirar.

Proverbio Alemán


Es feliz el que soñando, muere. Desgraciado el que muera sin soñar.

Rosalia De Castro


Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro.

Albert Camus




Deben tratarse, sobre todo, de asegurar a las mujeres contra las malas indicaciones, aún las más ligeras; si las mujeres no estuvieran vigiladas harían la desgracia de dos familias.

Lewis Carrol


Para el sabio, la tristeza y la alegría son semejantes, lo mismo que el bien y el mal; para el sabio, todo lo que tuvo principio debe tener también fin. Considera, por tanto, si hay razón para que te ...

Omar Jayam




Quien no tiene toda la inteligencia de su edad, tiene toda su desgracia.

Voltaire


¡Aquel tiempo feliz en que éramos tan desgraciados!

Alejandro Dumas


El rey está rodeado de gentes que no piensan sino en divertirlo y en impedir que piense en sí mismo. Porque, por muy rey que sea, es desgraciado si piensa en ello.

Blaise Pascal


La mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella.

Salvador Dalí


Quien no buscó amigos en la alegría, en la desgracia no los pida.

Refrán


¿Puede acaso explicarse que ciertos individuos, que ni siquiera saben nadar, intenten lanzarse desde lo alto de un puente para salvar a alguien que se ahoga? Esos individuos se mueven sencillamente a ...

Stefan Zweig


Muchas veces tenemos por amor lo que es verdadera desgracia.

William Shakespeare


La moralidad de Tolstói. Hacer el bien tal vez no te haga feliz, pero hacer el mal seguro que te hará desgraciado. Ella

Ken Follett


¿Cuál es la medida real de la amistad? Voy a decírselo a ustedes. Es la cantidad de tiempo que uno desperdicia con las desgracias y calamidades del otro.

Richard Ford


«La vejez es la más grande de las desgracias de la humanidad, una enfermedad crónica que debe ser combatida por el progreso de la ciencia».

Manuel Mira


[... ] la verdadera felicidad, es un estado mucho menos angélico y hasta bastante menos agradable de lo que uno tiene siempre a soñar. [... ] la felicidad es bastante menos que eso (o quizás bastante ...

Mario Benedetti


La libertad hermosa y pura de una mujer era infinitamente más maravillosa que cualquier amor sexual. La única desgracia era que los hombres estuvieran tan retrasados en este asunto con respecto a las ...

David Herbert Lawrence


El mayor consuelo en la desgracia es encontrar corazones compasivos.

Menandro


La desgracia tiene hijos
aunque ella no tiene madre

José Hernández


qué desgracia saber tu nombre aunque ya no conozca hoy tu rostro y aún menos lo conozca mañana.

Javier Marías


Es una desgracia esto de tener que servirse uno de las cosas ?pensó Augusto?; tener que usarlas, el use estropea y hasta destruye toda belleza. La función más noble de los objetos es la de ser contemp...

Miguel de Unamuno


Es una desgracia que no se pueda confiar en los hombres, a menos que se les esté vigilando.

Bram Stoker


Me río de una honradez sospechosa que tantas veces sirvió para la desgracia propia o ajena, mientras por debajo las traiciones y las deshonestidades tejían sus telas de araña sin que pudiera impedirlo...

Julio Cortázar


En el juego de la desgracia, el verdugo y la víctima intercambian a menudo sus papeles... ¿Cómo

Alejandro Jodorowsky


El hombre que muere rico, muere desgraciado.

Andrew Carnegie


La pizza es algo insuperable, la descubres, no mejor dicho la descubres en edad avanzada, por desgracia precisamente cuando tiene el colesterol y los triglicéridos demasiado altos? El coleccionista es...

Augusto De Luca


si los hombres compararan su situación con la de otros que están en peores circunstancias y no con los que están mejor, se sentirían agradecidos y no se quejarían de sus desgracias.

Daniel Defoe


Las más terribles desgracias de la humanidad se debieron siempre al despotismo individual, nuestro más crueles infortunios tuvieron también el mismo origen.

José Batlle y Ordóñez


La vida, la desgracia, el aislamiento, el abandono, la pobreza, son campos de batalla que tienen sus héroes; héroes oscuros, pero más grandes a veces que los héroes ilustres.

Victor Hugo


Por desgracia, Jesús se aparecía a los chicos con imaginaciones febriles, no a hombres sobrios y racionales.

Ken Follett


Creo que Jesús estaría disgustado de que ignoremos la desgracia de aquellos a nuestro alrededor que sufren y de que nos centremos en nuestras propias necesidades egoístas a corto plazo. Creo que estar...

John Edwards


Francisco.- Los periodistas sólo acuden donde hay desgracias.

Alejandro Casona


Vic es preciosa, si no fuese por la inmigración que tenemos sería una ciudad mucho más agradable de lo que es ahora, pero tenemos desgracia que la inmensa mayoría de los inmigrantes son musulmanes.

Josep Anglada


Tengo miedo de una cosa
que vive y que no se ve.
Tengo miedo a la desgracia traidora
que viene, y que nunca se sabe dónde viene. Adrianie, donde estas.

Rosalía de Castro


... sin querer obrar mal ni hacer infelices a los otros se puede errar y ocasionar desgracia. La carencia de reflexión o la escasa atención a los sentimientos ajenos, así como la falta de resolución, ...

Jane Austen


La rivalidad tan decantada entre granadinos y venezolanos, es la rivalidad de los de Barinas con los de Caracas y la de éstos con los de Cumaná; pero por nuestra desgracia, de éstas no se hace caso y ...

Francisco de Paula Santander


Para esto nos manifiesta la devoción de su Sagrado Corazón, que contiene tesoros incomprensibles y quiere se derramen en todos los corazones de buena voluntad, porque es el último esfuerzo del amor de...

Mária Margita Alacoque